Archivos para 4 noviembre, 2010

¡Volvamos a empezar! con Melendi

Publicado: 4 noviembre, 2010 de daniello20 en Música
Etiquetas:, , , , , , , ,

Volvamos a empezar, es el nombre del nuevo trabajo del artista asturiano Ramón Melendi, un nuevo disco y nuevo estilo que no dejara indiferente a nadie, si en el anterior LP pudimos intuir e incluso sentir ya un cambio en su música; una evolución natural según ha reiterado el artista en diversas ocasiones cuando ha sido cuestionado sobre el asunto del cambio de la rumba que le hizo famoso y el flamenco por el rock, al escuchar sus nuevos temas, comprobaremos e incluso nos extrañaremos al encontrarnos con unas melodías a las que no nos tiene acostumbrado, el músico ha enterrado su guitarra clásica y con ella sus rastas su aspecto rebelde y su antigua forma de vida, no en vano este  disco es la culminación de ese proceso de evolución  que tuvo sus inicios en el famoso incidente del avión rumbo a México, cuando el artista en estado de embriaguez hizo retornar el vuelo a su lugar de origen, comportándose de manera violenta según los testigos, en ese momento comenzó a fraguarse un nuevo cantante, y una nueva persona ya que Melendi no para de repetir que esta en una de las mejores etapas de su vida y con una hija de 5 años Carlota a la que ya dedico un tema en el pasado, un niño a punto de nacer y una pareja estable  a la que amar, saca este disco en “la etapa mas madura de su vida “, según declaraciones del artista, tampoco sabe a ciencia cierta el propio autor a que se debe el cambio de estilo, según el puede que fuera porque sus dos primeros discos fuera por lo verde que estaba en esa época ya que empezó con una vieja guitarra española en su casa a tocar de manera autodidacta y le salían tonos flamencos sin embargo se dio cuenta que le gusta y apetece mas hacer sonidos mas rockeros , incluso según una entrevista que he leído en Internet asegura que si tuviera que elegir entre Extremoduro y Peret se queda con los primeros, también ha destacado la influencia que el rock inglés tiene últimamente en el .

En cuanto al disco se refiere, este consta de 15 canciones más un ghost-track en la doceava canción, técnica que ya uso en “Curiosa la cara de tu padre” con el tema dedicado a Asturias(en este no se incluye ningún homenaje a su tierra ya que estos homenajes son cada dos discos).

Tracklist:

01. Barbie de extrarradio

02. Llueve

03. Somos

04. Volvamos a empezar

05. Entre la ropa sucia de Cupido

06. Mi ley

07. Melancolemia

08. Canción de amor caducada

09. Perdóname, ángel

10. Corazón de peón

11. El parto

12. Cierra los ojos

13.Que dura la vida de la musa

14.Amigos de la crisis

15.Hoy

danimc88

Dicen que hay dos formas de triunfar en la vida: o bien trabajas muy duro durante toda tu vida para conseguirlo o bien un buen día te viene una inspiración y vives de esa inspiración toda tu vida. Claro, que también hay un refrán que dice que es mejor que la inspiración te pille trabajando. Esto último es uno de los principales axiomas (o el principal en su caso) que le ha inculcado José Mourinho a su equipo. El portugués es un trabajador nato y así quiere que sea esta creación suya como ya lo fueron las anteriores (Oporto, Chelsea e Inter). Así consiguió empatar el Madrid un partido que debió ganar varias veces y que no acabó perdiendo de milagro. Pero como dijo Jack El Destripador, “vamos por partes”.

De entrada hay que decir que allá por donde pasa, el técnico blanco deja una legión, tanto de admiradores como de críticos a partes iguales (fue el más aclamado en la expedición madriddista a Milán y blanco de las iras de los tiffosi rossoneros). Es su manera de liberar de presión a sus jugadores para que éstos puedan desarrollar su mejor fútbol y durante la mayor parte del partido de ayer lo consiguió. Comenzaron los blancos muy mandones en San Siro como recordó Valdano al final del partido (“Hacía tiempo que no veía a un Madrid con tanta autoridad”) y pronto dispuso de las primeras ocasiones para ponerse en ventaja. Tanto que a los 20 minutos Higuaín ya había rematado al palo, Di María y Xabi Alonso, sendos tiros que  lamieron la cepa del poste y Pirlo tuvo que hacer de central improvisado para salvar dos goles sobre la línea a remates de los argentinos Higuaín y Di María. El Madrid era dueño del balón y por xtensión del partido. Tenía las mejores ocasiones y en defensa trabajaban como un sólo hombre. Pero no marcaba. Y a los italianos hay que matarles tres veces y luego preguntarles si es que están muertos de verdad.

A todas luces era injusto que el madrid se fuera a los vestuarios sin marcar ningún gol con la mejor media parte hecha por los blancos en años. Y tuvo que ser el de siempre, Gonzalo Higuaín, ese ariete del que según dicen algunos “intelectuales” aseguran que no marca en los partidos importantes. Les iría mejor a esas mentes preclaras dedicarse a vender polvorones en el desierto.

Todo era fantástico a la vuelta de los vestuarios. Era el escenario soñado: en San Siro, ganando, jugando bien, bastante bien, casi muy bien diría (conviene decirlo muchas veces porque parece que al equipo se le había olvidado esta parte del trato). Pero hete aquí que el Madrid lo vió ganado y lo pagó. Cierto es que durante los primeros 20 minutos de la segunda parte dominó el balón, pero la intensidad no era la misma, el trabajo parecía hecho hasta el minuto 68 de partido. Diez minutos antes había entrado el “hermano mayor de Raúl”, aunque casi podría decirse que son gemelos :lucha, garra y gol, mucho gol. Hasta el minuto 68 el partido de los defensa blancos (siempre muy criticados, a veces hasta con razón) era perfecto. Pero la vida son momentos. Y le tocó a Pepe, resbalarse, digo. Ibrahimovic, que a pesar de lo que piense Guardiola (al que admiro hasta lo enfermizo, por cierto) es un delantero centro muy aprovechable para un grande de Europa, le puso un centro medido al Pippo Inzaghi. Casillas, intuyó (mal) un centro al segundo palo y dejó el balón muerto para que el incansable delantero italiano hiciera lo que lleva haciedo casi 20 años: machacar las redes contrarias.

Hasta aquí el Madrid maldecía su mala suerte, aunque a pesar de eso el equipo no se descompuso. Pero en el 77′ la diosa fortuna (y el inefable árbitro inglés Howard Webb) se cebaron con el equipo blanco al dar por bueno el inglés un pase de Gattuso a Inzaghi en un clamoroso fuera de juego que ni el colegiado ni el asistente (a pocos centímetros de la jugada e inmejorablemente bien colocado), ¿ no vieron? quiero creer que no, que fue un fallo humano. Nunca he creído en conspiraciones. Sólo que la inmensa mayoría de los árbitros le harían un gran favor al mundo si se dedicaran a la jardinería. Creo que en Barcelona hacen falta jardineros, porque a la mínima conectan los aspersores del Camp Nou. Ya digo, faltarán jardineros. Pero no a pitar. Con Webb llueve sobre mojado ya que en la final del mundial pasó por alto una patada de Taekwondo de De Jong a Xabi Alonso. Pero no hay que cebarse con el inglés. Sólo dejó sin expulsar a Gattuso, Abate e Inzaghi del Milán y se comió un fuera de juego del tamaño del Vaticano. Minucias. Creo que el inglés va por el vigésimo padrenuestro de penitencia. Repita Webb: “Ave María purísima…”

Quedaban 10 minutos y el Milán por delante. La realidad, a veces, supera con creces a la ficción. Por suerte, los merengues este año tienen un estratega desde el banquillo que por sí solo gana campeonatos. Ayer el “entrenador defensivo”  volvió a quitar a un central para sacar a un  hombre de ataque, ayer un interior, un ángel ayer (antes había entrado un delantero centro, Benzema). A partir de ese momento los hombres del Milán hicieron de italianos: pérdidas de tiempo, desmayos incomprensibles… todo acabado, parecía. Parecía, digo, porque nadie esperaba lo que ocurrió en el 93′: con todo el Milán y medio Madrid en el área de los rossoneros esperando un centro a la olla, Xabier Alonso Olano dejó claro porqué España ha ganado un mundial. Cuando en ese momento lo facil hubiera sido meter un balón a la olla, el tolosarra jugó como hay que hacerlo, por abajo, apoyándose en el compañero. Y se apoyó en Benzemá, que descubrió una rendija por la que se coló Pedro León, que no es Zidane ni Maradona, pero que es un futbolista muy válido (y querido) por la plantilla. Chut. Gol.2-2. No fue un golpe de suerte. Al Madrid, la inspiración le pilló trabajando.

Tragicomedia en San Siro

Publicado: 4 noviembre, 2010 de jpcasares en Futbol y otros deportes

Según terminó el partido ayer, me puse a escribir lo que acababa de ver, pero por respeto a la madre del árbitro, según termine lo borré. Siempre he defendido de escribir “en caliente”, pero se deben cumplir unas ciertas normas éticas, aunque sea para no caer en el insulto fácil y en la descalificación personal.

Como madridista que soy, algo de lo que me siento orgulloso, ayer pude ver uno de los mejore partidos del Real Madrid en dos o tres años, sobretodo la primera parte. Pero también vi uno de los peores colegiados jamás arbitrados en un campo de fútbol. Lo de este sujeto, no se merece que le califiquemos como persona, es de juzgado de guardia. Será que los madridistas no estamos acostumbrados a que nos roben los partidos, pero ahora entiendo la impotencia de los seguidos de los equipos a los que, de vez en cuando, no les pitan un penalti a favor o señalan un fuera de juego que no es. Sí, me refiero al Atlético de Madrid, nuestro eterno rival, que ha sufrido en sus propias carnes algunas decisiones arbitrales más que dudosas.

Webb, así creo que se llama este sujeto, ya nos la lío en la final del Mundial del pasado verano, cuando los holandeses se pusieron a repartir, y no fueron tulipanes, precisamente. Si no, que se lo digan a Xavi Alonso. Ayer no podía ser menos. Ya pintaba la cosa mal antes del partido al ver que Platini estaba sentado en el palco. Pero cuando empezó el partido, y al ver que el Madrid jugaba de la forma que lo estaba haciendo, nos olvidamos de donde estábamos, contra quién jugábamos y quien era el juez que debía de poner orden a la competición deportiva.

Si hablásemos de teatro, ayer en San Siro se vivió una tragicomedia, rozando la tragedia si no mete en el último suspiro Pedro León el gol del empate a dos. Los protagonistas fueron los jugadores del Real Madrid, pero no sabemos el por qué, nuestro querido Webb no quiso ser menos, interpretando un papel secundario, pero dada su canallada, su poca vergüenza y la manía que nos tiene a los españoles, porque otra explicación no encuentro, se convirtió en el centro de atención, junto con un veterano italiano, Inzaghi, jugador que marcó los dos goles del conjunto italiano.

A los madridistas se nos ha quedado una sensación agridulce con el partido de ayer. Por una parte, el Real Madrid jugó ayer bien, rozando el sobresaliente en los treinta primeros minutos, pero en la segunda parte le juego cayó, y con dos errores, uno en defensa y otro con el regalo del árbitro y el juez de línea, los italianos marcaron dos goles sin hacer prácticamente nada, bueno si, dar patadas, ya que futbolísticamente a guarros no los gana nadie. Haber sí a la próxima el Real Madrid protagoniza una comedia en San Siro con una goleada histórica, que ya va siendo hora.