Elecciones catalanas I

Publicado: 15 noviembre, 2010 de jpcasares en Opinión, Periodismo, Política
Etiquetas:, , , , , , , ,

Acaba de comenzar oficialmente la campaña electoral a las elecciones catalanes y la verdad, los políticos no han defraudado. Esto no quiere decir que hayan estado a la altura, casi nunca suelen estarlo, pero en decir tonterías y demostrar que no dan más de sí, han brillado, cumpliendo las expectativas esperadas.

Lo peor no es lo que se diga y haga hasta el 28 de este mes, sino que la campaña electoral se alargara hasta el 2012, ya que el año que viene tenemos elecciones autonómicas y al siguiente, las elecciones generales, sino se produce un adelanto electoral. Vaya año y medio que nos espera.

No me he resistido en empezar la criba con Puigcercos. Este personaje, aunque su físico se parezca más a un carnicero o un posadero que a la de un político, con todos mis respetos a los carniceros o posaderos, es el presidente de ERC. Claro, como su partido va a ser el gran perdedor, pues tiene que llamar la atención, y que mejor manera que seguir el manual del buen independentista catalán, es decir, ir de víctima. Esto es lo que este borrego ha soltado por su boquita: “Tenemos la Agencia Tributaria instalada en Cataluña. Y mientras tanto, Madrid es una fiesta fiscal y en Andalucía no paga ni Dios”. Tan pacho que se ha quedado. ¿Qué Madrid es una fiesta fiscal? Que se lo digan a los madrileños, cansados de que Gallardón, en su afán de abrir zanjas y levantar grúas, tiene endeudados a los madrileños, y eso que cada vez sube más los impuestos. Lo que le pasa a Puigcercos es que nunca ha salido de Cataluña. Está tan obsesionado con su “país”, con sus veguerías y su independentismo, que ni siquiera sabe donde esta Andalucía, por eso dice estas idioteces, fruto de sus obsesiones independentistas, que en ocasiones, roza la locura, como demuestra sus declaraciones en contra de los madrileños y los andaluces.

Según las encuestas, el PP obtendría el mismo resultado que en las elecciones pasadas, y eso que, según la agenda del partido, Mariano Rajoy visitará la comunidad hasta en siete ocasiones. Sánchez Camacho, junto con los líderes populares de Galicia y País Vasco, han firmado el antídoto al “pacto del Tinell”, asumiendo el compromiso de luchar por la unidad de España. Me parece bien, pero lo primero que tenía que hacer Feijóo es asegurar que en Galicia se garantice el derecho a estudiar en español, porque no en todos los sitios se puede ejercer dicho derecho constitucional, como en el País Vasco. Y ya puestos, como luchan en su texto “El compromiso de Barcelona” por la unidad de este país, que también exijan a Camps que en la Comunidad Valenciana también se pueda estudiar en los centros públicos en castellano. Luego que hagan todos los pactos y redacten todos los textos que quieran, y que el PP en Cataluña se quite ese velo de prejuicios que Ciudadanos con Albert Rivera ya no tiene.

Pero quién mejor ha estado en este arranque de campaña ha sido nuestro presidente. Como le interesa la tensión, para variar, ha sacado su vena más anticlerical, con unas declaraciones made in Zapatero, “¿Pero qué quiere Rajoy, que hagamos las leyes que quiere el Papa?”, con respecto a las críticas por parte del PP por no haber estado en la misa que ofició el Papa en Santiago de Compostela la semana pasada. Ya sabemos que Zapatero es tan valiente que se mete con el Papa cuando han pasado siete días de su salida de España, o que no es capaz de rezar en su país, pero si en EE UU con Obama. Es tan valiente que todavía los españoles estamos esperando una condena de rechazo hacía Marruecos por los asesinatos que está llevando a cabo en el Sahara. Pero claro, es lo que toca. Da igual que un país no deje entrar a periodistas españoles, o que insulte al jefe de la oposición, o que haya asesinado a un compatriota. Lo que toca es meterse con la Iglesia, pero católica, para que los palmeros del presidente le den la razón. Toca tensionar, manipulando las declaraciones del rival para que la izquierda más rancia de este país acuda a las urnas, porque no solo la campaña electoral está en Cataluña, sino que es a nivel nacional, porque las encuestas dejan en muy mal lugar al PSOE, pero si el gobierno crispa con sus seguidores sumisos, junto con los datos económicos buenos para Zapatero, malos para el resto de los españoles, a finales de 2011, queda un ápice de esperanza para que el inquilino del la Moncloa no cambie, o en su lugar, lo haga uno con menos pelo pero mayor astucia y malicia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s