Barça: ¿un equipo al servicio de un estilo o estilo al servicio del equipo?

Publicado: 28 noviembre, 2010 de palestradigital en Deporte, Futbol y otros deportes, Periodismo

danimc88

Dicen que hay un momento en la vida en el que todos debemos elegir un camino: en política unos son de derechas y otros de izquierdas (otros, simplemente no lo tienen claro o no les interesa posicionarse demasiado para que no les caigan más tortazos de los que por sí reciben). Algo parecido ocurre en el mundo del fútbol. Ya sea por tradición familiar, por propia convicción o por pura simpatía uno se acaba haciendo del Madrid o del Barça. Como Figo. Y luego están los irreductibles del Atlético. La ciencia lo estudiará en su momento.

La historia del Madrid la cambió para siempre (y para bien) un “boludo” llegado directamente de Buenos Aires, previo paso por el Millonarios de Colombia, y que actualmente es el Presidente de Honor del club blanco: D. Alfredo Di Stéfano. Casi juega en el Barça. Como Ozil este verano.

La del F.C.Barcelona, en concreto, la cambió para siempre un holandés de nombre Johan y apellidado Cruyff. Este holandés de 63 años ya, llegó al Barcelona en el año 1974 como jugador pero su apogeo lo logró como técnico (1988-96) donde construyó el equipo conocido como el Dream Team practicando un fútbol total en el que todos los jugadores intercambiaban sus posiciones sin permanecer fijos en una posición y con gran llegada a gol de los centrocampistas con lo que las posibilidades de sorprender al rival aumentaban sobremanera. Ganó la primera Champions del club y 4 ligas entre otros títulos. Su esquema favorito era el 3-4-3, donde primaba el juego con balón. Vamos, la idiosincrasia del Barça: posesión de pelota. Y como todo maestro tiene un alumno aventajado, el de Cruyff tiene “Adn Barça” que diría Xavi: Pep Guardiola, que mejoraría el modelo de su maestro para ganar todos los títulos  que se puedan soñar.

Estilo de juego: el equipo juega con un irrenunciable 4-3-3 y con una apuesta clara desde hace más de 20 años: tener el balón. El conjunto de la ciudad condal apuesta por un buen trato del balón, con asociaciones constantes, triangulaciones, apoyos cortos, dos laterales ofensivos, tres hombres en el centro del campo, con dos delanteros abiertos cada uno a una banda y con un hombre móvil de 9. Véanlo de esta forma: la herramienta de trabajo de un futbolista es el balón, por lo tanto vamos a tratarlo bien, con cariño, con mimo. Al balón hay que cuidarlo porque, generalmente, se va con el que mejor lo trata. Qué quieren, el balón no es tonto.

Portería: Víctor Valdés. Insustituible desde hace ya unas 8 temporadas como el titular bajo los palos del Barça. Guardameta serio, de gran concentración, buen juego aéreo y un gran juego de pies. Su talón de Aquiles son los reflejos. Para las escasas ocasiones en las que le chutan (debido a que el contrario apenas mantiene contanto con el esférico, especialmente en el Camp Nou) le marcan una cantidad considerable. Aún así, titular indiscutible e internacional con la Selección campeona del Mundo el pasado verano en Sudáfrica.

Defensa: la más habitual está formada por Dani Alves, Gerard Piqué, Carles Puyol y Eric Abidal (con la presencia esporádica de Maxwell en ese lateral izquierdo). Normalmente, el equipo tiene un lateral más ofensivo y uno más defensivo. En el caso de Alves, es  un tres en uno. lateral, extremo y en algún caso hasta delantero. La banda derecha es suya. La mayor parte del tiempo se le ve en el campo contrario apoyando a Messi en la derecha o dando una opción más de juego a Xavi. El brasileño es el pulmón del Barça en la derecha. Abidal por su parte, es más bien limitado técnicamente aunque nunca pierde el sitio, va bien de cabeza pero subir, lo que es subir la banda, sube poco. Los centrales son los mismos de la Selección española. Puyol personifica el esfuerzo, la garra y el compañerismo sobre el terreno de juego. Por su parte, Piqué es la clase convertida en central de 1,90 metros. Es la piedra filosofal del equipo a la hora de sacar la pelota juaga desde atrás. Rápido, contundente, va bien por arriba y con una espectacular salida del balón.

Centrocampistas: o en este caso todocampistas. Porque los tres jugadores del equipo catalán que juegan en la zona ancha, los tres salidos de La Masía, como el 70% del equipo, hacen de todo. El más defensivo es Sergio Busquets, que pelea todo lo que pasa por su zona, se mueve, da posibilidad de pase, no se complica y es un seguro de vida en la recuperación de pelota de los blaugranas. Caso aparte es Xavi Hernández. Es el que mueve la noria. Por él pasan todos los balones para ser distribuidos de la manera más provechosa posible para su equipo. El epicentro de todo. Juega en corto normalmente, aunque no está exento de dar un pase en profundidad para la llegada de los interiores o delanteros. Si hay alguien que personifica como nadie el estilo del Baça ese es Xavi: posesión de balón, apoyos constantes al compañero, siempre se ofrece para el pase. El amigo de todos. Por útlimo,Andrés Iniesta. El mago de Fuentalbilla. El socio perfecto de Xavi en la medular. La rapidez de piernas y de cabez adornan a este tikitakero, como lo definió Alfredo Relaño hace poco. A eso hay que añadir su magnífica conducción de pelota, pase, visión de juego y desborde. Y encima trabaja en la recuperación. Además de marcar el gol en la final del Mundial que coronó a España como campeona del mundo. ¿Alguien da más?

Delantera: en el esquema clásico del equipo catalán, 4-3-3, se necesitan dos hombres que jueguen abiertos a las bandas, pero que, al mismo tiempo, no sean los extremos de toda la vida. Deben saber jugar por dentro y por fuera, saber asociarse salir por dentro y buscar por fuera la llegada desde atrás de los laterales y tener buen disparo a puerta. Esto lo cumplen a la perfección Pedro Rodríguez y Leo Messi a lo que unen su eléctrico regate y su velocidad en carrera que los hace inalcanzables una vez que arrancan. Para finalizar, el 9 del equipo, David Villa tiene también ese adn barça que tanto demandaba el Camp Nou el año pasado. No es como Ibrahimovic. Villa tiene ese ansia por marcar del que carece el sueco. Baja más a recibir, se asocia con los mediocentros, participa en la creación de la jugada (se entiende especialmente bien con Messi al que le ha regalado ya varias asistencias de gol en lo que va de campeonato) y trabaja como el que más además de ser un Killer del área. Lo tiene todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s