Archivos para abril, 2011

– El dato de la Encuesta de Población Activa, hecho público hoy, confirma un descenso de la ocupación en 256.500 personas, lo que sitúa el total de desempleados en 4.910.200 personas

– Asturias es la Comunidad Autónoma donde más ha bajado el paro, seguida por Galicia y Madrid, en parte gracias, en este último caso, a un notable descenso de la población activa en 56.700 personas

Tasa de actividad del primer trimestre (2011) 
Tasa de actividad del primer trimestre (2011)

Ya se preveía que las cifras de la Encuesta de Población Activa del primer trimestre serían malas, pero han resultado incluso peor de lo que los expertos vaticinaban: 213.500 personas perdieron su empleo en los tres primeros meses de 2011, elevando la cifra de paro nacional hasta los 4.910.200 parados, lo que supone un 21,29% de la población activa. El dato no es un récord en términos relativos (en 1994 se alcanzó el 24,1% de paro, con más de tres millones novecientos mil parados) pero sí en términos absolutos: nunca se habían superado los cuatro millones novecientos mil paradosº.Estos datos, de por sí malos, se convierten en dramáticos en las cuatro comunidades autónomas -además de Ceuta y Melilla- que tienen a más de la mitad de sus jóvenes menores de 25 años en paro, como es el caso de Andalucía, Valencia, Canarias y Extremadura.

Por sectores, el más afectado ha sido Industria, con 82.000 ocupados menos, seguido por la construcción, con 58.000 trabajadores menos, y por los servicios, con 74.600 menos.

Tasa de paro del primer trimestre (2011)

Tasa de paro del primer trimestre (2011)

1.386.000 hogares sin trabajo

Aún peor es el dato del número de hogares con todos sus miembros activos en paro, que aumenta en 58.000 en este trimestre, y se sitúa en 1.386.000.

____

º Ello se explica porque hasta 2001 se utilizaba otra definición de lo que es un parado, y también porque entonces la población activa era menor.

Fuente: EPA primer trimestre 20110 (INEM)

Creo que este artículo es uno de los que más me está costando escribir. Es muy difícil contener la rabia y la impotencia ante las injusticias y la trampa. Aunque parece un sarcasmo decir todo esto cuando me estoy refiriendo a un deporte, el fútbol, con la que está cayendo en España, y no me refiero a las tormentas vespertinas, pero para un seguidor fiel del Real Madrid es muy complicado digerir lo visionado ayer por la noche.

Lo que estamos viviendo con el enfrentamiento de cuatro partidos seguidos entre el Real Madrid y el Barcelona es algo inaudito en la historia futbolera de este país. El clásico jugado el sábado anterior al Domingo de Ramos decía mucho de lo que los merengues nos temíamos, el papel que va a desempeñar el árbitro en los tres encuentros restantes. Albiol era expulsado con tarjeta roja, desde mi punto de vista justamente por hacer un penalti infantil, pero posteriormente en el mismo encuentro Alves hace otro penalti, y para mayor sorpresa, no recibe ni tarjeta amarilla, porque como tenía una, no podía ser señalado con otra cartulina, no sea que le vayan a expulsar y los pobres catalanes sufran es sus propias carnes la injusticia deportiva.

Sin embargo, el árbitro de la final dela Copadel Rey del miércoles de la semana pasado sorprendió a todos. Pocas veces he visto pitar una final de una competición futbolística de una manera tan limpia, dónde los jugadores son los verdaderos protagonistas. Pero claro, al señor Guardiola, educado donde los haya, parece que no le pareció bien. Fue el único que se quejó públicamente, porque nadie lo hizo. No había ni un motivo salvo algún pequeño detalle sin importancia, ya que los árbitros son seres humanos y se equivocan, salvo las personas procedentes de la “masía” del equipo azulgrana, que son el claro ejemplo de la perfección deportiva y humana por excelencia.

Las alegría duran poco, y la persona que supuestamente imparte justicia en el campo de juego con un reglamento “igual para todos” volvió a convertirse en el protagonista del partido, perjudicando a unos y beneficiando a otros, algo que se está convirtiendo en una fatal tradición en estos últimos años. Algunos decían ayer que se está hablando poco de fútbol, sobretodo por la rueda de prensa de Mourinho, y es verdad, pero la pregunta es, ¿se vio fútbol ayer en el encuentro disputado en el Santiago Bernabeu? Porque si por fútbol entendemos la agresión de Pinto, si que se observó claros dotes de buen boxeador. Si por fútbol entendemos las caídas de Busquet y Pedro en el campo llevándose las manos a la cara cuando nadie le había tocado dicha parte del jugado, se observó que estos dos jugadores, o son muy frágiles, o tienen un problema de localización de las distintas partes del cuerpo humano. Si por fútbol entendemos la dramatización que Alves puso cuado sufrió la entrada de Pepe, se observó que para alguna compañía de teatros puede valer, aunque como sea igual de cerdo que en el terreno de juego puede acabar la función como el rosario de la aurora. Sí por fútbol entendemos que dos equipos se enfrentan con los mismos jugadores pero con distinto trato de favor, se observó que Wolfgang Stara bordó su papel de villano para el equipo local y de salvador para el visitante.

No se puede hablar de fútbol porque no le hubo. Solo Messi, cuando Pepe fue expulsado injustamente según el reglamento del deporte que estamos hablando, brilló con dos goles y Affelay, que dio una buena asistencia a la “pulga” aprovechando un resbalón  de Marcelo y su carencia para defender. Mou, el malo malísimo de la película, incluso ayer en algún medio de comunicación le señalan como el culpable si en el día de mañana hay divisiones en la selección española, en la rueda de prensa posterior al partido dijo verdades como puños. Ya sabemos que en este país no se puede ir con la verdad por delante, porque en seguida se te pone la etiqueta. Ayer se impuso los intereses, los despachos y no sabemos que otras cosas más ante el fútbol y el deporte. Esto es lo que pienso, porque no encuentro otra explicación lógica a lo vivido hace unas horas. El Barcelona tuvo más la pelota, es una realidad, pero ganar en la posesión no te sitúa por encima del marcador. Además, antes de empezar el partido el equipo catalán ya tiene más posesión que el contrario. Se puede afirmar que los cules jugaron mejor que los merengues en la primera parte. Incluso podemos cuestionar la táctica del entrenador portugués. Pero otra vez nos vuelve a invadir la duda de que hubiera pasado si el amigo de Guardiola y fiel admirador de Messi no hubiera expulsado de manera sospechosa a Pepe. Otra vez. Al igual que la expulsión de Var Persia. O la no expulsión de Dani Alves citada anteriormente. Sí me dicen que lo de ayer es un hecho aislado, me tengo que joder y aguantar por ver como el Barcelona ha ganado y tiene pie y medio en la final dela Champions.Perocuando es un continuo, partido sí y otro también. Cuando se habla de que va a arbitrar un señor y el entrenador de los azulgranas se queja, y en su lugar ponen a otro, y ves el robo en el estadio blanco, solo te cabe preguntarte por qué. Espero que este ciclo acabe de una vez, sin un favoritismo tan descarado y bochornoso, y para no volverse a preguntar otra vez por qué.

JP lo edito añadiendo las declaraciones de Mou… no se calla nada este hombre eh

danimc88

Se  presentaba en Valencia un Madrid resacoso tras la fiesta que supuso la consecución de su 18ª Copa del Rey. Se presentaba con la mayoría de los suplentes ante el tercero de la liga, el mal llamado líder de la otra liga, el Valencia. Que ayer no dió la impresión de ser la alternativa para el título a los dos grandes de España y de Europa. De hecho, no dió la impresión ni de ser un equipo. La defensa hizo aguas por todos lados. El mediocampo con Topal, Maduro y Banega fue un caos absoluto y la delantera salvo destellos de Mata, el golito de Soldado y la entrada de Jonas en la segunda parte, fue lo único rescatable del Valencia. De Pablo Hernández no hubo noticias: Nacho, el canterano madridista del que Mourinho aseguró que jugó “como un veterano”  le secó durante todo el partido. Y lo mismo hizo con Joaquín en la segunda parte. Dos internacionales con experiencia en la Selección española y en Europa secados por un chico de 20 años que debutaba en primera tras ser central todo el año con el Castilla en 2ª B reconvertido a lateral izquierdo. Esclarecedor.

El Madrid, por su parte, salió con una alineación y esquema totalmente novedoso. Esta vez, el técnico portugués no optó por el 4-3-3 típico ante el Barcelona, sino que se decidió por un 4-4-2 con un rombo en el mediocampo. El mediocentro era Lass Diarrá (bien en el corte y simple en la construcción, aunque para construir ya estaban los demás), con dos interiores que iban y venían, tocaban y se movían como Granero y Sergio Canales (bien ayer ambos en la construcción y el juego asociativo) y con Kaká como la punta del lanza del rombo que jugó uno de sus mejores partidos desde que esta en el conjunto merengue. Arriba, dos puntas como Higuaín y Benzemá. Casi ná, como diría aquel.

Y fueron los tres hombres más adelantados los que le dieron la tarde a la zaga ché. El partid0 se iniciaba con el respetuoso pasillo de los jugadores valencianistas a los blancos. Lástima que la afición ché no tuviera la misma clase y el mismo respeto que sus jugadores pitando el pasillo. Pero en todos los clubes hay una oveja negra. Y en el Valencia, la oveja negra es gran parte de la afición desde hace mucho tiempo. Se preveía un paseo del Valencia que intentaría así asegurarse la presencia en Champions la temporada próxima. Nada de eso. Que ganaran a un Villarreal totalmente agotado por el esfuerzo de la Europa League (los amarillos acabaron su partido el jueves a las 23:00 horas y el domingo volvieron a jugar) no quiere decir que todos los días sean fista.

Se demostró ya en la eliminatoria ante el Schalke 04. Un equipo que en la liga española ocuparía puestos de descenso que empató a uno en Valencia y que ganó a los ches 3-1 en Gelsenkirchen. Ayer pasó tres cuartos de lo mismo. Baste decir que al descanso el marcador reflejaba un 0-4 para los merengues y a la hora de partido el tanteador era de 0-5. La capacidad de asociación de los estiletes blancos fue asombrosa. Tan asombrosa como la endeblez de la defensa valencianista.

Los goles no tardaron en llegar. A los 20 minutos una gran combinación entre Granero y Kaká le permitió a Gonzalo Higuaín abrir un pasillo (sin coñas) en la defensa valencianista para meterle un balón cruzado a Benzemá que no falló ante Guaita. 0-1. El Pipita vlvió a repetir carrera por banda y asistencia, esta vez a Kaká, para poner el que era el 0-3 en ese momento. Antes, Higuaín, le había arrebatado el balón a Mathieu para establecer el 0-2 en el que era su primer gol tras la reaparición tras su grave lesión por una hernia discal. Fabulosa noticia la vuleta del argentino al que el madridismo idolatra. La clase de Benzemá está muy bien. Adebayor ofrece otro tipo de soluciones. Pero Higuaín es otra cosa. Es carne y sangre madridista. Lo que la grada aplaude más que otra cosa. Gol y esfuerzo. Casta y pegada. Y antes del descanso, el propio 9 argentino marcaría su segundo gol al aprovechar una asistencia de Kaká que le devolvía el favor del gol anterior. 0-4. Higuaín y Kaká recuperados para la causa a los que se une Benzemá felizmente a tiempo despertado por su míster. Intuyo que también ha tenido algo que ver Zidane en la puesta a punto del ex del Lyon

  Tras la reanudación continuarían los blancos jugando al ataque con su tridente mágico (Benzemá- Higuaín- Kaká) apoyados simpre en la construcción por Granero y Canales, bien respladados por Lass. Así llegó a los 7 minutos de la reanudación el 0-5. Y esa jugada puede marcar un antes y un después en la posible recuperación del mediapunta brasileño que se marchó por velocidad perfectamente de Miguel (mal lateral y gran juerguista) y puso el balón atrás para que Higuaín firmara su tercer gol, aunque al final no se llevó el balón. El argentino, en otro gesto, uno más, de los que le honran, le regaló el balón del partido al debutante Nacho.

A los 60 minutos, Jonas, el mejor valencianista, junto a Juan Mata, orientó en la esquina del área un control perfecto para que Soldado empujara el balón al fondo de la portería defendida por Casillas. Quedaba media hora. La remontada era imposible, pero aún así, Kaká volvió a demostrar que, poco a poco, en contadas ocasiones, aún guarda en un frasco algo de fragancia de aquel futbolista que deslumbró al mundo entero. El 8 madridista agarró el balón en el área para, tras hacerle un caño a Stankevicius, golpear el esférico con suavidad, con mimo, para ponerlo en el lateral de la portería ché donde Guaita no podría alcanzarlo ni tirándose media hora antes. Más que golpear el balón, el brasileño lo acunó. Le pidió de buenas formas, casi por favor, que entrara en la portería del Valencia. Y el balón, claro, ante tal muestra de respeto, se vió obligado a ello. Y hasta esbozó una sonrisa.

A partir de ahí llegaron los cambios. Mou, le dió 25 minutos a Xabi y a Cristiano, para que no se enfríen para lo que viene, y hasta jugó 15 miutitos Pedro León. Ahí, el Madrid se relajó y el Valencia aprovechó para marcar un par de goles que intentaran redimirles del bochorno ante su afición. Pero la vergüenza ya anidaba en el corazón de sus aficionados. Si hay algún partido que la afición valencianista espera con ganas era este partido. Y parecía propicio al principio. Pero empezó siendo un pasillo y al final un ballo. Set y partido para los blancos. en Valencia.

danimc88

Iker Casillas le pone la bufanda a la diosa Cibeles durante la celebración de la Copa del Rey

No hay mal que cien años dure. Dieciocho en este caso. Ese era el tiempo que llevaba el Madrid esperando para levantar el trofeo de la Copa de S.M. el Rey. Ayer, esa larga espera tuvo su fin y ante un rival del que hablarán los libros de historia como uno de los mejores equipos de la historia del fútbol: el Barça de Guardiola.

Se suele decir que en 90 minutos puede pasar cualquier cosa. Es un intento de explicar que en el bello deporte que es el fútbol n0 siempre vence el que, en teoría, es mejor. El que tiene más papeletas para llevarse la rifa. Lo que ocurre es que ayer los azulgrana no fueron esa maravilla de equipo que enamoró (y sigue enamorando) al mundo entero salvo gran parte la segunda mitad del encuentro.

En el primer acto fué mejor el equipo de Mourinho que consiguió lo que parecía imposible: ahogar la creación de fútbol del Barça. Con un trivote en el medio campo (Pepe, Khedira y Xabi), sublimes los tres en lo que llaman el otro fútbol consiguieron que cada balón jugado desde atrás por los chicos de Guardiola fuera como escalar el Everest con sandalias: un paso en falso y todo acabado.

Tanto fue así que las únicas ocasiones en todo el primer acto fueron merengues, casi monopolizadas por un Cristiano, jugando de falso 9, que obligó primero a Mascherano a sacar bajo palos un tiro cruzado y después al propio Pinto a estirarse para salvar el 0-1. El Barça, tocaba y tocaba. Hasta donde le dejaban. Villa, Pedro y especialmente Messi, se perdían en la telearaña tejida con precisión cirujana por Mourinho, un técnico de títulos como lo bautizó Cruyff. Tampoco es baladí ser un técnico de títulos. La primera parte merecía la ventaja blanca. Y a punto estuvo de producirse cuando un magistral pase de Ozil fue cabeceado por Pepe al palo izquierdo de la meta culé. Si el Madrid llega a vencer por un gol del central-mediocentro-delantero portugués a alguno le da un patatús.

Miles de madridistas festejan el título en la Cibeles.

Tras la reanudacion, el Barça salió con mayor afán dominador. Y lo cierto es que consiguió combinar con mayor rapidez y verticalidad que en todo el primer tiempo. Villa seguía sin aparecer, pero Messi empezaba a tejer algo más de juego con Xavi e Iniesta y Pedro empezaba a ser ese puñal por la izquierda. Primero chutó al lateral de la red. Luego le anularon un gol por fuero de juego (lo era). Y poco después obligó a Casillas a estirarse para desviar a corner una preciosa semivaselina del tinerfeño que llevaba marchamo de gol. Antes, Messi había realizado su primer disparo a puerta en el encuentro a los 74 minutos. Que además fue el primer disparo culé a puerta, el primero que obligó a Casillas a intervenir. Después vendría el chut de Pedrito y la mejor jugada en todo el partido del Barça. Balón de Xavi que cede para Messi, el argentino sortea a todos los rivales y cede a Iniesta que se interna en el área y su dsiparo lo saca Iker con la yema de los demás para mandarla a saque de esquina. Cuando peor lo pasaban los madridistas apareció el capitán blanco para salvar a su equipo. De ahí hasta el final sólo aconteció un chut de Di María al que Pinto respondió con una fenomenal parada . 0-0. Prórroga.

  Ambos equipos, muy cansados por el esfuerzo, deberían dirimir aún en otros treinta minutos más, quien sería el vencedor. En realidad es lo lógico entre los dos mejores equipos de Europa. Así lo demostraron durante los 120 minutos que duró el encuentro de dos equipos muy unidos. Prueba de esa unión fueron los dos corrillos que montaron ambos equipos instantes antes de iniciarse el tiempo extra.

Y si en la segunda parrte, fueron mejores los culés, la prórroga pareció insuflar optimismo (y oxígeno) a los madridistas que volvieron a salir mejor que los azulgranas. El Barça ya no llegaba tan fácil como en la primera mitad. Y el Madrid que introdujo a Adebayor por un Ozil muy cansado empezó a verse con opciones.

Esas opciones pasaban casi exclusivamente por Cristiano Ronaldo. Primero le ganó en velocidad a Adriano en un pase al hueco metido magistralmente por Xabi Alonso, aunque el chut se marchó por centrímetros. A los tres miutos ocurrió algo parecido pero en la otra banda. Sólo que, en esta ocasión, Alves estuvo más rápido y logró taponar el chut del portugués.

Había algo en el ambiente que parecía empujar a los blancos a la victoria. Quizá el pronóstico del pulpo Iker (digno sucesor del querido y añorado Paul) que vaticinó la victoria blanca. Quizá porque habían conseguido maniatar a los de Guardiola salvo media hora del segundo tiempo. Prueba de ello fueron las 24 faltas cometidas por los hombres de Guardiola, por la 26 madridistas. No recuerdo la última vez que el Barcelona hizo 24 faltas pero debió de ser en el Pleistoceno, mínimo. En estas Marcelo, bien en defensa y en ataque subió lo que pudo, subió la banda com si alguien le debiera dinero, vió a Di María y la jugada salió sola. Son gente extraña los zurdos. No son ni mejores ni peores. Son diferentes. Tan cierto como es de día. O tan zurdo como es de día. Insisto: la jugada salió sola. Di María se la da al brasileño que, de primeras, le devuelve al ángel blanco, que sólo tuvo que ponerla para que allá arriba, en las alturas, en Cibeles realmente, Cristiano Ronaldo cabeceara un balón perfecto mientras sonreía para la foto. Sabía que hoy será portada junto con sus compañeros, nada más despegar los pies del suelo.

En ese momento Mourinho, que es perro viejo y listo, para desgracia culé, retiró a un extenuado Khedira que corrió por siete, y metió en el campo a Esteban Granero para controlar el partido. Y a fe que lo logró. El Barça no pudo ni chutar en lo que faltó de tiempo. Pep, por su parte, metió a Keita y a Afellay(¿?). Esa es una de las diferencias. Miestras que el Madrid en el banquillo tenía gente como Kaká, Higuaín o Benzemá, a Pep, lo más ofensivo que le quedaba era Afellay.   Parecía estar escrito. Marcó un cristiano en Semana Santa.

danimc88

Joan Gaspart, ex presidente del Barça, ¿la personificación del Sr. Burns?

Parece que cada vez se va quedando más solo. Más aislado de lo que históricamente fue, y sigue siendo en gran mayoría, el entorno culé. El discurso de Pep Guardiola irradia prudencia, mesura y gran respeto al contrario. Al igual qe la gran mayoría de sus jugadores. Excepción hecha de Víctor Valdés y la coña marinera de si el Madrid sólo le ganaba a los azulgrana en blanco y negro.

Ha olvidado rápido el arquero el 4-1 y pasillo en campo merengue. Pero ya digo. El equipo y cuerpo técnico suelen mantener un discurso asimilado de puertas para afuera de prudencia y máximo respeto al rival.

El entorno culé, ya digo, es otra cosa. Hoy mismo el ex presidente del F.C. Barcelona y actual vicepresidente de la Real Federación Española de Fútbol (de Fúrbol, que diría Villar) se ha descolgado con las siguientes declaraciones:

“Rosell se equivocó, debería haber dicho 14-0”, en referencia al pronóstico del actual Presidente barcelonista que pronosticó un 5-0 para la Final de Copa del Rey del próximo día 20 en Mestalla. 14-0. Para dejar de ser humilde un comprimido de Gaspartín cada 8 horas y como nuevo. Sería una gran idea para comercializarlo como fármaco. Y lo compraría bastante gente, no crean. Fuera el seny culé. Y Guardiola y su discurso tirados por el retrete sin siquiera bajar la tapa  después.

Pero continuaba con las perlitas el vicepresi de la RFEF: “Parecía que hubiera ofendido a La Cibeles. Suerte tienen los seguidores del Madrid de que no fuese yo el presidente, porque no habría pedido disculpas”, dijo el ex presidente azulgrana. En eso se equivoca el señor Gaspart. Si algo desearían los seguidores madridistas sería que Gaspart volviera a la presidencia culé. Automáticamente volverían los tiempos oscuros en Can Barça. El mayor oscurantismo y pesimismo en la ciudad condal se vivió con Gaspart en la presidencia. Les aseguro que el Barça, en un escenario así, tendría menos partidarios que Belén Esteban en un convento de clausura.

No se preocupe Sr. Gaspart. Nadie ha ofendido a la Cibeles. Simplemente porque la Cibeles, Neptuno…etc, están demasaido por encima de tamaños insultos. Pero con estas declaraciones ha conseguido justo lo contrario. Los jugadores blancos llevan 7 años sin jugar las semifinales de la Champions y 18 sin ganar la copa del Rey. Si ya esto era suficiente motivación, ahora los madridistas pondrán el doble de lo que hay que poner sobre el campo y correrán lo que no está escrito.

Todo el mundo futbolístico sabe que el Barcelona es superior. Pero en las eliminatorias los estados de ánimo, lesiones, sanciones… etc, son vitales. Y la motivación suele ser gran parte de victoria en estos partidos. El respeto debe ser algo exigible y usted nunca lo ha tenido, pero como vicepresidente de la RFEF (no entiendo el porqué del cargo y su prolongación en el tiempo; La Ciencia y Villar lo explicarán en su momento) debería tener una mayor mesura en sus declaraciones. Por lo menos para no dejar a su entrenador, que vale un potosí, o dos, con el culo al aire.

Baja participación, falta de ideas constructivas, gente que acude a votar con el Abono transportes… conoce con detalle como ha transcurrido la jornada electoral de la Complutense, de la mano de los Servicios Informativos de Inforadio Complutense, con Alejandro, Cristina y Unai.

Edito a las 18.11 del 07/04/2011

Finalmente, con un 99,09% del voto escrutado, los dieciocho mil quinientos votantes han dado su apoyo al candidato conservador José Iturmendi (27,0697% de los votos) y al progresista José Carrillo (27,1027%), dejando fuera de la segunda vuelta al hasta ahora vicerrector Carlos Andradas, el favorito del actual rector Berzosa (con un 26,7078%). Por consiguiente, y a la espera de la repetición de la votación de algunos profesores de la facultad de Historia mañana -por haberse juntado votos de profesores a tiempo completo y a tiempo parcial en la misma urna, cuando no tienen el mismo valor- los candidatos Iturmendi y Carrillo se verán las caras en una segunda vuelta que tendrá lugar el próximo 13 de abril.

Al parecer, el voto de la facultad de Derecho ha sido decisivo en el cambio, pues ha apoyado masivamente a Iturmendi -antiguo Decano de la Facultad- . Por sectores, Andradas ha sido el más apoyado por el profesorado funcionario (33%), mientras que Iturmendi era el favorito de los estudiantes (31%). Los otros tres candidatos a rector de la Complutense se han quedado muy lejos del primer puesto. El cuarto con mayor apoyo (10%) ha sido Luis Perdices; el quinto, Francisco Aldecoa (5,5%); y el menos votado de los seis aspirantes ha sido Jesús Sánchez Lobato (3,6%).

Edito a las 23.10 del 06/04/2011

De acuerdo con los resultados provisionales de la Complutense -que pueden consultarse aquí– con el 85,66% escrutado, José Carrillo Menéndez obtiene un 28,28% de los votos, seguido por Carlos Andradas con un 27,23%, ambos de tendencia progresista. El tercer candidato, con un 25,20% de los votos es José Iturmendi, seguido ya muy de lejos por el economista Luis Perdices de Blas con un 10% de los apoyos. Por sectores, el favorito de los estudiantes es José Carrillo con un 31,8% de los votos -2624- seguido por el conservador Iturmendi, con un 28,30%, mientras que los profesores han votado masivamente a Andradas, mano derecha del hasta ahora rector Berzosa.

Según el Twitter de Palcodeportivo, Carrillo arrasa en la Facultad de Ciencias de la Información con un 50% de los votos, seguido por Andradas (27,09%) y Iturmendi (25,2%). Ello ha debido influir mucho en el resultado final, porque según el twittero Escobarrequena la FCCINF es con diferencia en la que más participación se ha registrado.

danimc88

Raúl celebra su gol al Inter. Era el 2-3 en ese momento

Cuando salió el sorteo de Cuartos de Final de la Champions League, alguien me preguntó si veía a Raúl en Semifinales. Y dije que no lo veía. Siempre existía la posibilidad de que al jugar los alemanes la vuelta en casa y si no obtenían un mal resultado en Italia, con la ayuda de su público, ponerselo muy difícil al Inter. Pronostiqué que Raúl cazaría su golito pero que la defensa del Schalke no era nada del otro mundo. Lo que no dije es que la del Inter ahora mismo es casi peor.

Si digo que el Schalke ha ganado en San Siro muchos se sorprenderán. Pero si digo que el décimo de la Bundesliga le ha metido cinco al actual campeón de Europa, dirán que si voy bebido, que si el Martini en ayunas es lo que tiene…

Pues no. Resulta que ayer el Schalke dejó la eliminatoria con el Inter casi vista para sentencia al ganarle por 2-5 en San Siro.

Y eso que el equipo de Leonardo se adelantó a los 25 egundos de partido con un chut imparable de Stankovic desde el mediocampo emulando al gol marcado hace algunas temporadas por Santi Aragón a Zubizarreta. Pero no se descompuso el Schalke y a los 17 minutos, el camerunés Matip hacía el empate. Pero el Inter siempre es fuerte y más en su casa. Y Milito ni que decir. Volvió El Príncipe y volvió a adelantarse el conjunto transalpino a la media hora de juego.

Pero ayer era la noche que el Schalke llevaba años esperando. Y no iba a entregarse tan fácil. Al filo del descanso Edu empataba el choque. Las espadas en todo lo alto tras unos primeros 45 minutos que nadie esperaba. Los alemanes se iban al descanso en casa del Campeón de Europa con un empate con goles. Pero lo que vino después… fue de traca.

Corría el minuto siete de la reanudación cuando Farfán le metió un balón al hueco al 7 del Schalke para que, con gran maestría, éste se revolviera en la frontal del área, casi en un movimiento de pívot y batiera raso a Julio César. Lo peor vino después. Chivu saca los codos a pasear (con bastante frecuencia habría que reseñar) y se largó a los vestuarios antes de tiempo.

Mejor. Pensaría el central rumano. Así, no tuvo que sufrir en sus propias carnes otros dos goles más de su rival hasta la manita en casa.  Primero el central Ranocchia introducía el esférico en su propia portería  y después Edu redondearía la una noche perfecta en lo personal (2 chicharros al campeón) y general.Ver para creer.  El equipo que el año pasado ganó 5 títulos en una misma temporada, a uno del sextete del Barça, cayendo de una manera tan estrepitosa. De ahí hasta el final el Schalke se dedicó a sobar la pelota y a tenerla. Su rival ya ni corría. Con tantos puñales en la espalda no podía. Sangraba demasiado.