Pasillo y al final… el baño

Publicado: 24 abril, 2011 de palestradigital en Deporte, Futbol y otros deportes, Noticias, Opinión, Periodismo, Real Madrid

danimc88

Se  presentaba en Valencia un Madrid resacoso tras la fiesta que supuso la consecución de su 18ª Copa del Rey. Se presentaba con la mayoría de los suplentes ante el tercero de la liga, el mal llamado líder de la otra liga, el Valencia. Que ayer no dió la impresión de ser la alternativa para el título a los dos grandes de España y de Europa. De hecho, no dió la impresión ni de ser un equipo. La defensa hizo aguas por todos lados. El mediocampo con Topal, Maduro y Banega fue un caos absoluto y la delantera salvo destellos de Mata, el golito de Soldado y la entrada de Jonas en la segunda parte, fue lo único rescatable del Valencia. De Pablo Hernández no hubo noticias: Nacho, el canterano madridista del que Mourinho aseguró que jugó “como un veterano”  le secó durante todo el partido. Y lo mismo hizo con Joaquín en la segunda parte. Dos internacionales con experiencia en la Selección española y en Europa secados por un chico de 20 años que debutaba en primera tras ser central todo el año con el Castilla en 2ª B reconvertido a lateral izquierdo. Esclarecedor.

El Madrid, por su parte, salió con una alineación y esquema totalmente novedoso. Esta vez, el técnico portugués no optó por el 4-3-3 típico ante el Barcelona, sino que se decidió por un 4-4-2 con un rombo en el mediocampo. El mediocentro era Lass Diarrá (bien en el corte y simple en la construcción, aunque para construir ya estaban los demás), con dos interiores que iban y venían, tocaban y se movían como Granero y Sergio Canales (bien ayer ambos en la construcción y el juego asociativo) y con Kaká como la punta del lanza del rombo que jugó uno de sus mejores partidos desde que esta en el conjunto merengue. Arriba, dos puntas como Higuaín y Benzemá. Casi ná, como diría aquel.

Y fueron los tres hombres más adelantados los que le dieron la tarde a la zaga ché. El partid0 se iniciaba con el respetuoso pasillo de los jugadores valencianistas a los blancos. Lástima que la afición ché no tuviera la misma clase y el mismo respeto que sus jugadores pitando el pasillo. Pero en todos los clubes hay una oveja negra. Y en el Valencia, la oveja negra es gran parte de la afición desde hace mucho tiempo. Se preveía un paseo del Valencia que intentaría así asegurarse la presencia en Champions la temporada próxima. Nada de eso. Que ganaran a un Villarreal totalmente agotado por el esfuerzo de la Europa League (los amarillos acabaron su partido el jueves a las 23:00 horas y el domingo volvieron a jugar) no quiere decir que todos los días sean fista.

Se demostró ya en la eliminatoria ante el Schalke 04. Un equipo que en la liga española ocuparía puestos de descenso que empató a uno en Valencia y que ganó a los ches 3-1 en Gelsenkirchen. Ayer pasó tres cuartos de lo mismo. Baste decir que al descanso el marcador reflejaba un 0-4 para los merengues y a la hora de partido el tanteador era de 0-5. La capacidad de asociación de los estiletes blancos fue asombrosa. Tan asombrosa como la endeblez de la defensa valencianista.

Los goles no tardaron en llegar. A los 20 minutos una gran combinación entre Granero y Kaká le permitió a Gonzalo Higuaín abrir un pasillo (sin coñas) en la defensa valencianista para meterle un balón cruzado a Benzemá que no falló ante Guaita. 0-1. El Pipita vlvió a repetir carrera por banda y asistencia, esta vez a Kaká, para poner el que era el 0-3 en ese momento. Antes, Higuaín, le había arrebatado el balón a Mathieu para establecer el 0-2 en el que era su primer gol tras la reaparición tras su grave lesión por una hernia discal. Fabulosa noticia la vuleta del argentino al que el madridismo idolatra. La clase de Benzemá está muy bien. Adebayor ofrece otro tipo de soluciones. Pero Higuaín es otra cosa. Es carne y sangre madridista. Lo que la grada aplaude más que otra cosa. Gol y esfuerzo. Casta y pegada. Y antes del descanso, el propio 9 argentino marcaría su segundo gol al aprovechar una asistencia de Kaká que le devolvía el favor del gol anterior. 0-4. Higuaín y Kaká recuperados para la causa a los que se une Benzemá felizmente a tiempo despertado por su míster. Intuyo que también ha tenido algo que ver Zidane en la puesta a punto del ex del Lyon

  Tras la reanudación continuarían los blancos jugando al ataque con su tridente mágico (Benzemá- Higuaín- Kaká) apoyados simpre en la construcción por Granero y Canales, bien respladados por Lass. Así llegó a los 7 minutos de la reanudación el 0-5. Y esa jugada puede marcar un antes y un después en la posible recuperación del mediapunta brasileño que se marchó por velocidad perfectamente de Miguel (mal lateral y gran juerguista) y puso el balón atrás para que Higuaín firmara su tercer gol, aunque al final no se llevó el balón. El argentino, en otro gesto, uno más, de los que le honran, le regaló el balón del partido al debutante Nacho.

A los 60 minutos, Jonas, el mejor valencianista, junto a Juan Mata, orientó en la esquina del área un control perfecto para que Soldado empujara el balón al fondo de la portería defendida por Casillas. Quedaba media hora. La remontada era imposible, pero aún así, Kaká volvió a demostrar que, poco a poco, en contadas ocasiones, aún guarda en un frasco algo de fragancia de aquel futbolista que deslumbró al mundo entero. El 8 madridista agarró el balón en el área para, tras hacerle un caño a Stankevicius, golpear el esférico con suavidad, con mimo, para ponerlo en el lateral de la portería ché donde Guaita no podría alcanzarlo ni tirándose media hora antes. Más que golpear el balón, el brasileño lo acunó. Le pidió de buenas formas, casi por favor, que entrara en la portería del Valencia. Y el balón, claro, ante tal muestra de respeto, se vió obligado a ello. Y hasta esbozó una sonrisa.

A partir de ahí llegaron los cambios. Mou, le dió 25 minutos a Xabi y a Cristiano, para que no se enfríen para lo que viene, y hasta jugó 15 miutitos Pedro León. Ahí, el Madrid se relajó y el Valencia aprovechó para marcar un par de goles que intentaran redimirles del bochorno ante su afición. Pero la vergüenza ya anidaba en el corazón de sus aficionados. Si hay algún partido que la afición valencianista espera con ganas era este partido. Y parecía propicio al principio. Pero empezó siendo un pasillo y al final un ballo. Set y partido para los blancos. en Valencia.

Anuncios
comentarios
  1. Unai Mezcua dice:

    jejeje tu odiado Mou da resultados… seguro que después de este baño a tu adorado Valencia le vas a poner un altar jaja

  2. danimc88 dice:

    Sisisi. Mi adorado Valencia y mi adorado Albelda que ayer fue suplente para no hacerle pasillo al Madrid. ajjajaa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s