Archivos para mayo, 2011

Mientras los españoles estamos digiriendo el empacho de los cuatro clásicos entre el Real Madrid y el Barcelona. Mientras nos tiramos los trastos a la cabeza por la expulsión a Pepe, la teatralización de Alves, lo bueno que es Messi o las palabras de Mourinho. Mientras los políticos afilan sus armas para dar comienzo a la campaña electoral y sacar lo peor de ellos para arañar unos puñados de votos. Mientras nos agolpamos en vivir acomodadamente, el Tribunal Constitucional da una mala noticia, pero esperada. Bildu, es decir, ETA, llamemos a cada cosa por su nombre, es legalizada por los jueces de dicho tribunal nombrados por el PSOE.

Para muchos, esta noticia le puede resultar insignificante. Pero para las personas con corazón y unos valores asentados en la libertad, el respeto y la igualdad, la “justicia” nos da un fuerte revés. Y más de la forma que se están haciendo las cosas. Mayor Oreja ya lo avisaba hace tiempo y nadie le hacía caso, salvo insultarle y menospreciarle. Un servidor ya escribió hace unos meses en este mismo blog un artículo titulado “SORTU, el señuelo etarra” sobre la intención de la banda terrorista y una hipótesis de futuro que, por desgracia, se ha cumplido tal como pronostiqué.

ETA, la supuesta banda antifranquista, ha conseguido su objetivo. Se podrá presentar a las próximas elecciones autonómicas y municipales. Los pistoleros podrán respirar tranquilos con la ayuda de Zapatero y el dinero público, pagado incluso por sus víctimas, para financiarse sus futuras fechorías. Parte de la iglesia y de empresarios vascos, así como gran parte del PNV, se sentirán orgullosos al ver a ETA gobernar a sus presas cabizbajas y con el miedo, otra vez, metido en el cuerpo.

Este fin de semana Rubalcaba, el hombre que siempre miente porque desconoce la verdad, decía que le parecen “abyectas y antidemocráticas” las críticas del PP al TC. Más abyecto y antidemocrático es apoyar a una banda de asesinos para ganarse el apoyo del PNV en los Presupuestos Generales del año que viene. O la negociación que siguen manteniendo con ETA. A Zapatero, como al gobierno y sus secuaces, les da exactamente igual el dolor de un pueblo herido por la intolerancia de un grupo de sanguinarios. Solo le importa gobernar de la forma que lo está haciendo, el famoso “como sea”. Que tenemos que sacar una subida del IVA, pues contamos con el apoyo de los canarios, aunque ellos no tienen este impuesto. Que tenemos que buscar apoyo parlamentario para llevar a cabo alguna ocurrencia, pues damos dinero a Cataluña para contar con CIU y ERC. Que tenemos que sacar adelante los Presupuestos Generales, pues presionamos a nuestros jueces para permitir que ETA este en las instituciones para asegurarnos el apoyo del PNV. Porque al gobierno le da igual que un preso etarra salga de la cárcel y pida el voto para Bildu, como ocurrió ayer. Su único interés es mantenerse en lo más alto del gobierno, aunque tenga que pisotear la memoria de las víctimas o la dignidad de la ciudadanía española.

Ya no vale la excusa de que en España hay democracia y por eso debemos permitir la legalización de ETA. Este lema barato y simplón cuela una vez. Pero cuando se lleva escuchando la misma cantinela año tras año, como la intención de nuevos partidos abertzales de abandono de la violencia, resulta gracioso y a la vez repugnante que haya gente que se los crea. Ya no vale el arrepentimiento repentino del brazo político de los etarras y su buenismo vespertino. Como dice el rotulillo, “si me mientes una vez la culpa es tuya, pero si me engañas más veces la culpa es mía”. Esto es lo que está ocurriendo ahora mismo. Por eso la culpa es de la justicia que se deja otra vez engañar y camelar por ETA para recibir dinero público, y todo por favorecer los planes del gobierno y del presidente.

ETA, al igual que ocurre en este artículo que se repite una y otra vez, lo mismo pasa en la campaña electoral, menos en una persona, Mariano Rajoy. Zapatero, Felipe González, Pepiño Blanco, Aznar, Aguirre o Rita Barberá se han pronunciado sin tapujos sobre el tema, acribillándose dialécticamente al más estilo barriobajero y con el “tú más” sobre las políticas antiterroristas de ahora y de antaño. Pero Mariano Rajoy sigue sin gastar una milésima de segundo. En parte, está bien que no se deje enfangar y liar por los socialistas, ya que su estilo tranquilo, pausado y aburrido le puede dejar en un mal lugar. Pero no estaría mal que en los mítines, además de mostrar más alegría y pasión ante sus votantes, dijera en cuatro palabras su opinión sobre Bildu, es decir, que no debe  estar ETA en las instituciones, y luego que siga con sus propuestas económicas para frenar el gran lastre de este país, el paro.

Por último, como suelo hacer siempre cuando hablo de ETA, un recuerdo a las víctimas. No me quiero ni imaginar la sensación vivida el jueves en torno a la medianoche cuando se daba a conocer la noticia que todos esperábamos y nadie quería, salvo los interesados por defender el terrorismo. Menos mal que las víctimas están hechas de otra pasta, sin rencor, solo buscando la libertad y la justicia ante aquellos asesinos que un día les arrebataron a algún ser querido. Menos mal que las encuestas son negativas a Zapatero, y con suerte, en menos de un año no le veremos la cara todos los días como nuestro presidente, aunque su propósito de pasar a la historia lo ha conseguido, pero de forma distinta a como hubiera deseado. La lucha antiterrorista de este gobierno socialista se conocerá en los anales de la joven historia de la joven democracia española como “la traición de Zapatero”.

Anuncios

danimc88

Hola. Buenas tardes. He encontrado un artículo del director del diario AS bastante curiosa sobre los supuestos favores arbitrales a lo largo de la historia. Leerlo y me comentáis l que queráis. Un saludo.

Blog1

Vaya por delante que cuando acuñé la palabra ‘villarato’ no fue en relación a los favores arbitrales al Barça, sino en referencia a la forma ‘sui generis’ de Villar de ejercer el poder y mantenerse en él. Y en alusión a la longevidad de su mandato. Ya saben a qué me refiero: renuevo a Clemente porque sí, si le echo, le pago, si echo a Luis Suárez no le pago, la Selección no va a Zaragoza (o ha ido una sola vez en veinticinco años) porque el de la federación aragonesa no me vota, al de la castellanomanchega que no me votaba le doy el fútbol sala porque así me votará, a Samper, que a través de Santa Mónica me adelanta un dineral le doy un España-Argentina para que estrene su campo con el césped sin asentar (lesión de Maxi)…

O simplezas como decirle a Esperanza Aguirre (a la sazón ministra de Cultura y Deportes) que no hay que pedir la Eurocopa junto a Portugal (cosa que pidieron ellos) porque la vamos a conseguir por nuestra cuenta para luego encontrarse con que quien la gana es ¡Portugal! O emprender el asalto a la concesión del Mundial-2018 sin buscar la menor complicidad del Gobierno ni de nadie, fiado en sus ‘extraordinarios’ contactos internacionales. (Ya saben ‘pactó’ con Catar un intercambio de favores y el gato al agua se lo llevaron Rusia y Catar). Y ese fasto cutre del avión lleno de gorrones de aquí para allá, con la Selección adonde vaya, para recibir el retorno en votos. O eso de tener una copa del mundo expuesta en el Museo de la Federación y el mismo día (muchas, muchas veces ha pasado esto) otra copa itinerante expuesta en cualquier punto de la piel de toro para que los aficionados se hagan fotos junto a ella. Sin avisar que ninguna de las dos es real.

O ese ir y venir acopiando dietas, con la Federación paralizada a la espera de él para tomar una decisión. O ese Reglamento de Competiciones, más viejo que Garibaldi, redactado de una manera casi ilegible, interpretable de una y otra manera, con sus gerundios insistentes, frases subordinadas y con frecuencia artículos que se contradicen. (Acabamos de tener el caso de la denuncia del Granada al Barça B, paradigmático). O esos comités que en lugar de justicia hacen política, que a épocas entran de oficio y a épocas no, que por la misma cosa ponen un año cuatro partidos a alguien y tres años después sólo uno, nadando en esos sargazos jurídicos de que está llena la normativa para que todo pueda traducirse en la ley del embudo.

Todo eso y varias cosas más de esta índole (no quiero aburrirles) y la permanencia en el tiempo de ese estado de cosas y de la persona que las simboliza y se perpetúa es lo que hace ya algún tiempo di en llamar ‘villarato’, discreto elogio al personaje. En realidad Villar no inventa el ‘villarato’, es algo tan viejo como el poder, que siempre ha ideado técnicas para mantenerse. Pero el suyo es un caso tan próximo, tan prolongado y tan de catón, que merece el homenaje de un término que le sobreviva.

Y los árbitros, en la mano. Con el hombre más fiel, Sánchez Arminio, y el más devoto, Díaz Vega. Esos árbitros cuya labor no puntúan los clubes, sino un comité estricto que al final de la temporada suma y luego aplica un ‘factor de corrección, para que la escala se acomode más aún al criterio que conviene. Árbitros, gente sufrida y de buena fe (descarto desde hace años, cuando Porta desmanteló una trama, que haya venta de árbitros en nuestro fútbol. No las hay).

Pero hombres, en fin. Hombres sobre cuya carrera profesional deciden otros. Deciden los servidores del ‘villarato’, sus jefes, puestos ahí por Villar. Ellos deciden quién es internacional o no, quién merece bicocas muy bien pagadas como ir a arbitrar unos mesecitos a Japón, o a dar un cursillo de árbitros a Catar. O a quién se le escucha a la hora de recomendar a tal coleguilla del terruño, que viene bien y promete. Lanzar árbitros del terruño, apadrinar y ver triunfar a jóvenes que practican el oficio en su regional, es una de las cosas que más felices hacen a los árbitros consagrados. (El árbitro es muy de la patria chica, porque es el único sitio donde no le insultan, al menos una vez que llega arriba. O porque en la regional le insultaron tanto que desarrolló un ‘síndrome de Estocolmo’, vaya usted a saber).

Volveré sobre este tema más abajo. Pero es una constante que los que llegan más arriba no son los árbitros que menos fallan, sino los que cuando fallan lo hacen como viene ‘al sistema’. Esos son los que arbitran los últimos tramos de de las grandes competiciones, los grandes partidos de las ligas, los que llegan a internacionales, a fases finales de Eurocopas o Mundiales. ¿Han visto a algún árbitro equivocarse en algún Mundial contra Alemania, Brasil o Italia? Si alguna vez les ha podido pasar, ha sido porque jugaban directa o indirectamente contra el equipo local. Por ejemplo, a Alemania le dieron un gol en contra que no fue en la final de 1966, contra Inglaterra, en Wembley. (En aquel Mundial hubo una jornada de ignominia, en cuartos. Coincidieron un Inglaterra-Argentina, con árbitro alemán, y un Uruguay-Alemania con árbitro inglés. Los dos cumplieron escrupulosamente con lo que se esperaba. Aquello abrió una brecha futbolística, aún no cerrada, entre Sudamérica y Europa). A Italia la escalfaron ante Corea, en el mismo Mundial que a nosotros. Luego cuando Corea se enfrentó a Alemania en semifinal ya no hubo nada raro. A Brasil le anularon un gol inaudito en el Mundial de Argentina. Algo nunca visto: sacó un corner, contra Suecia ¿? Y lo cabeceó Zico a gol. El árbitro dijo que el tiempo se había cumplido entre el saque del corner y el cabeceo de Zico, sólo que el remate le sorprendió llevándose el pito a la boca, de ahí que el pitido no fuera el del gol, sino el final del tiempo.

Así que no es de extrañar que a nosotros, que siempre hemos ido de panolis, nos haya ido generalmente mal. ¿Recuerdan el codazo de Tasotti (ay, Italia) a Luis Enrique y la sangre de éste? Por supuesto recuerdan lo de Al Ghandour contra Corea. ¿O el gol de Michel contra Brasil en México?

Blog2

Pero ha habido una excepción, recuerden: nuestro Mundial. Hasta un penalti fuera del área nos concedieron, para que saliéramos adelante en la primera fase. Más allá no pudieron arrastrarnos, ni falta que hacía. Llegaron Italia y Alemania a la final. Sin salir de ese campeonato, pueden ustedes recordar que Lamo Castillo (nuestro árbitro para el evento, hoy cómodamente instalado en las alturas del fútbol mundial) abrasó a la URSS en su partido en Sevilla contra Brasil. O cómo a Gentile le permitieron todo frente a Maradona, el día que Italia ganó a Argentina, cuando Grondona no era lo que es hoy. O el bochorno universal que sentimos cuando Schumacher abatió a Battiston, por cuya vida llegamos a temer, con aquel caderazo en la cabeza, sin consecuencias.

Arbitrar así es una ciencia, una artesanía, un arte, un cinismo, algo de todo eso. Llegan más arriba los que mejor lo hacen. Tiene que parecer un accidente, un descuido, si no no vale. Si te pasas te apartan, porque ‘Roma no paga a traidores’. Pero peor que pasarse es equivocarse como no conviene.

Y no es una conspiración. No hay que decir nada, nada debe notarse, a nadie se le felicita expresamente cuando hace algo así. Pero sigue prosperando. Y el fútbol da oportunidades. Casi en cada partido hay dos o tres jugadas dudosas, de esas que usted o yo tenemos que ver cuatro veces repetidas; con fallarlas todas en la misma dirección, ya se ha hecho suficiente por la causa.

Y no se extrañen de que lo hagan tan bien. Hablamos de un puñado muy selecto, escogido de entre una población arbitral altísima. Y gente que puede llevar veinte años perfeccionando esa habilidad.

Y ahora vamos con el ‘villarato’ y el Barça. Llevo cincuenta años siguiendo el fútbol español y no recuerdo casos de apoyo explícito tan sostenidos a un club, y si alguien me los puede aportar lo agradeceré.

He visto al Barça retirarse de la Copa porque sí. Fue en abril de 2000. El Barça había perdido 3-0 el partido de ida, ante el Atlético. Para el partido de vuelta Van Gaal exigió un aplazamiento, porque tenía muchos holandeses y les llamaba su selección. (Para entonces había más tensiones de calendario aún que ahora). Era un amistoso, con Escocia. Pocos meses antes había habido un amistoso Holanda-Marruecos y para esa vez Van Gaal obtuvo de sus paisanos la gracia de que no convocaran a los barcelonistas, para que jugaran el partido del Centenario del club, Barcelona-Brasil. Esta vez Van Gaal y el Barça decidieron no pedir el favor, prefirieron reventar el partido. Dijeron que entre ausencias y una lesión (Amunike ya tenía el alta médica pero aún no había reaparecido) sólo les quedaban diez jugadores. Que completar el equipo con canteranos (el reglamento impone que tiene que haber un mínimo de siete de la primera plantilla, de modo que se podría hacer y La Masía ya existía) desvirtuaría el partido. Así que se presentó al partido con sus diez jugadores, en una escena bufa. Guardiola, muy honorable capitán, abandonó la fila en un momento dado y se acercó al medio campo a comunciarle a Díaz Vega que esto es lo que hay. Santi Denia, igualmente honorable capitán del Atlético, que viajó y compareció en tiempo y forma, asistió circunspecto al breve diálogo. Todo televisado en directo. Luego, todos a casa sin ducharse.

Eran semifinalistas los dos equipos de Madrid y los dos de Barcelona. Los cuatro tenían internacionales. Los otros tres jugaron, prescindiendo de los suyos, dado que esa fecha se montó en fecha FIFA. A ninguno le dio por hacer algo parecido. La sanción por algo así es un año sin participar en la Copa.

En verano, aprovechando una de sus reelecciones. Villar le indultó. (No está entre sus competencias hacer tal cosa).

Salto a 2003, otro pleito de internacionales. Para encajarle a Ronaldinho los descansos precisos entre un partido de la selección y otro de Liga, el Barça jugó su partido contra el Sevilla a las doce y cinco de la noche, haciendo alarde de su poder para mover Roma con Santiago. Allí estaba el árbitro, correctamente uniformado y dispuesto, y hasta Del Nido, tan jaque él, en el palco, junto a Laporta.

Blog3

Una de cochinillo. ¿Recuerdan? Medina hizo lo posible por salvar el partido, tras una larga interrupción, e hizo bien. Fue cuando el segundo retorno de Figo al Camp Nou tras su salida, cuando cometió la afrenta de sacar los corners, cosa que no había hecho en su primer regreso, pero que hacía sistemáticamente en los demás partidos. El encargado de la megafonía había anunciado en entrevistas de prensa previas que cuando diera las alineaciones haría una pausa al llegar a Figo, para que la gente le abucheara a fondo. A pesar de ese anuncio no sólo no le alejaron de la tarea, sino que le permitieron hacerlo. El ambiente envilecido degeneró.

La consecuencia fue la orden de cierre del campo. El Barça recurrió a la justicia ordinaria, vulnerando el pacto del fútbol de no hacer tal cosa sino para casos laborales. Por eso mismo habían obligado a Lendoiro a arrastrarse ante la UEFA. Pero con el Barça fue distinto: mientras tenía el caso en los tribunales se modificó ‘ad hoc’ el artículo 118 de los estatutos. Entonces lo retiró. Y la modificación le salvó del cierre. Luego se han seguido cerrando campos por cosas menores, pero no todo el mundo es el Barça.

Sigo: a la vuelta de aquel mal mundial de Luis Aragonés España montó un amistoso de esos extraños (‘villarato’ del otro, ¿lo ven?) en Islandia. A nadie le apetecía. Menos de cinco días después el Barça tenía partido de Supercopa con el Espanyol. El Barça decidió que Puyol y Xavi no irían y no fueron. Los declaró lesionados. Para tales casos está establecido que un jugador que es retirado de una convocatoria por lesión no puede jugar con su club hasta pasados cinco días del partido internacional. Por supuesto, Xavi y Puyol jugaron la Supercopa. Por supuesto, el Espanyol hizo una reclamación: el caso era de catálogo. Por supuesto, el asunto se enterró en las sentinas de la Federación.

Sigo más: a la final de Copa de 2004 llegaron el Zaragoza y el Madrid. La ciudad escogida fue Barcelona. Pero ¿cómo consentir que el Madrid, a la sazón galáctico, ganara una final (todo el mundo daba por sentado que ganaría) allí? ¿Podría profanarse el recinto con el himno del equipo campeón? No. Hubo que jugar en Montjuïc, de menos capacidad, con pista, peor por todos los conceptos. No se le iba a hacer esto al Barça. Esta vez, sin embargo, el mundo culé se perdió un gusto, porque la final la ganó el Zaragoza, con aquel gol de Galletti. El ‘galacticidio’ podría tener ahora una placa en el Camp Nou pero no siempre sale todo de la mejor manera posible. (Es broma).

Blog4

La penúltima, y gorda es casi de anteayer. La huelga de controladores convulsionó a todo el fútbol. La víspera, equipos de toda España se echaron a la carretera, en autobús. Algunos se cruzaron toda España, otros, como el Atlético, sólo media. El Barça lo tenía fácil, jugaba en Pamplona: AVE a Zaragoza y un autobús a Pamplona. No hacía falta ni tomar precauciones en la víspera. De hecho, el Barça siempre viaja en el día. Alguien les dijo que se arreglaría lo de los aeropuertos y no tomaron la menor precaución. Cuando vieron que no había vuelos decidieron que mejor dejarlo para mañana, llamaron al secretario de la Federación y lo arreglaron con él, sin consultar ni por cortesía a Osasuna. Quedaban para eso momento unas siete horas para el partido. La Federación llamó a Patxi Izco, que se enfadó. Como el Barça se estaba pasando se armó un revuelo nacional que ni esperaban ni entendieron en el club, así que decidieron hacer tarde lo que debieron hacer mucho antes: coger uno de los muchos AVEs y marchar a Zaragoza. De ahí a Pamplona. Llegaron al Reyno de Navarra justo a las 20:00, hora fijada para el comienzo. Por supuesto, se les autorizó a calentar el tiempo que quisieron, hasta rebasar generosamente la media hora de cortesía que el reglamento prevé para equipos que comparecen tarde. ¿Quién les iba a apremiar?

Muchas cosas, todas de este siglo

Y todo agudizado  a partir de las elecciones de 2004, cuando Gerardo González se presentó contra Villar. Gerardo González había sido secretario general de la Federación. Tuvo un choque con Juan Padrón, vicepresidente, porque éste enredó en los comités para una decisión disciplinaria que afectaba a un club de su patria chica. Osó pisar el territorio de Gerardo González, que llevaba eso. Padrón llevaba el dinero, que no está mal. En fin, fueron cosas del ‘villarato’ interior, que degeneraron en una guerra sucia, saltó González y decidió presentarse a las elecciones, aireando información sucia de la que disponía después de tantos años ahí metido.

Florentino, que por entonces creía controlarlo aún todo y ya no controlaba nada, apoyó a Gerardo González. Gaspart respaldó a Villar. Laporta, a la sazón presidente del Barcelona, rompió la disciplina de voto de la Liga y votó a Villar. Ganó Villar. Y ahí sigue.

Fue una campaña desagradable. Fue entonces cuando Sánchez Arminio se quejó en la reunión anual de árbitros de que todo había ocurrido ‘por uno que ha gastado mucho dinero y no ha ganado nada’.

Y ahora voy con los arbitrajes en España, con el Madrid y con el Barça

Blog5

Hemos visto a Rodríguez Santiago concederle a Messi un gol con la mano (al Espanyol, el mismo día del ‘tamudazo’) y al día siguiente designarle para la final de Copa. El mismo Rodríguez Santiago había, esa misma temporada, concedido un gol del Espanyol contra el Madrid tras pitar una falta inmediatamente antes. He visto a Mejuto pitar un penalti a favor contra el Atlético fuera del área y ese mismo año ser designado para el Mundial, al que si finalmente no acudió fue por caso de que uno de sus liniers estaba pasado de peso. (Muchos años atrás, Guruceta pitó un penalti fuera del área a favor del Madrid, en el Camp Nou. El partido no acabó. Fue suspendido por seis meses y no volvió a arbitrar al Barça en toda su carrera).

Blog6

Y al revés: he visto a Tristante Oliva concederle un penalti discutido al Madrid, al final de un partido contra el Valencia (el ‘ushiro nage’, ¿recuerdan?) que, por cierto, para mí fue. Bueno, pero para el caso es lo mismo. Bien, pues fue eyectado del sistema. El año siguiente era delegado de campo del Murcia. (No había llegado a la edad de jubilación). He visto a Daudén Ibáñez limpiarle un gol legalísimo al Atlético contra el Madrid (Helguera le lío con su protesta) y perder la internacionalidad.

Así que he visto pistas suficientes que explican, no justifican, que en caso de duda los árbitros hagan así en vez de asao. Ya sé que esto cada cual lo ve de una forma y con frecuencia hay quien me esgrime esta u otra jugada. Y sí, aún hay veces que el Madrid sale bien, y hasta veces que el Barça sale mal, pero son las menos. Y esto hay que mirarlo como un cuadro impresionista, tomándolo desde cierta distancia, no pincelada a pincelada.

Hemos visto incluso un nuevo indulto, en el verano de 2008, con ocasión de la Eurocopa. Pepe traía una suspensión de la Supercopa del año anterior. Pero a él no le alcanzó. Casualidad: la relación de indultados se anunció justo después del partido. Sí le alcanzó a Alves, entre otros, que traía suspensión de la Liga anterior y pudo empezar esa. Por cierto, aquella Supercopa la ganó el Madrid en un gran segundo tiempo, nueve contra once, en el partido de vuelta ante el Valencia. Tuvo dos expulsiones.

Hay coincidencias a comentar. Iturralde es árbitro estrella del sistema. Se ha distinguido por agitar a los árbitros en sus reuniones a favor del sistema. Lleva muchos años en Primera, ha arbitrado mucho a todos, también al Madrid y al Barça. Es el árbitro que ha arbitrado más derrotas locales del Madrid (seis) empatado con su abuelo. Promediando durante este tiempo los resultados del Madrid en partidos sin Iturralde y con Iturralde, tiene unas estadísticas bastante peores con este. En el caso del Barça, al revés: las tiene algo mejores con Iturralde que sin él.

Bueno, pues a él le dieron el Barça-Madrid del 5-0. Sería extravagante achacarle la goleada y sé que el mero hecho de citar este caso es exponerse a la caricatura. Pero si en un solo momento el Madrid pudo meterse en el partido, cuando Víctor Valdés, con 2-0 y tarjeta amarilla, le hizo el penalti a Cristiano, Iturralde se lo negó. Iturralde lleva años en Primera, ha arbitrado bastante a los dos.

¿Quién designa a los árbitros? Un triunvirato. Por la Federación, Sánchez Arminio, que sale en este texto por segunda vez. Por la Liga, Puentes Leira, nada que decir. Y un tercero, López Nieto, árbitro siempre bien relacionado con el Barça, que le invitó a más de un Gamper y le llamó para arbitrar la grandiosa ocasión del homenaje a Cruyff.

Bien, me dirán, ¿y qué tiene que ver Europa en todo esto?

Blog7

Bueno, pues Villar es vicepresidente de la UEFA, además de presidente de la comisión de designación de árbitros, dato que en España, para mi sorpresa, mucha gente desconoce y menos gente aún valora. También están en la UEFA Gaspart como miembro de la comisión de las competiciones entre clubes (o sea, Champions y Europa League) nada menos y hasta Laporta, en el llamado Consejo Estratégico del Fútbol Profesional., cargo que no sé, dicho sea de paso, si sigue cuidando.

El Madrid no tiene a nadie ahí por ningún lado. Lo más parecido al Madrid que hay es Hierro, que salió de mala manera del club, en el llamado comité de fútbol, que estudia cosas del tipo de propuestas de cambio de norma.

Al revés, Florentino estuvo en la conjura de los grandes clubes, en aquel G-14 que trataba de afianzarse como un contrapoder de la UEFA. Aquel motín se disolvió, pero el resquemor quedó.

Para más completarlo, Platini, desde su llegada, se ha mostrado crítico con el fútbol de los  grandes números y favorable al de cantera. Correcto. Pero lo ha expresado públicamente más veces de las convenientes. Criticó explícitamente el fichaje de Cristiano por 95 millones, como criticó la línea Abramovich. De hecho, ha lanzado la iniciativa del ‘fair play’ financiero, para cortar la progresiva incorporación de grandes millonarios a los clubes, cosa que a su juicio desvirtúa la competición.

Así que oficialmente el Barça es un club virtuoso, y además está introducido en la UEFA. El Madrid es sospechoso.

El Chelsea es algo más que eso, está visto poco menos que como un enemigo del sistema. Con todo y eso, se coló hasta una final, felizmente la de Moscú. Pero en otras ediciones le han abrasado. Particularmente cuando se cruzó con el Barça, que es justamente lo contrario. Aquel día fue la tormenta perfecta: Abramovich, enfrente el Barça, y encima si hubiera pasado el Chelsea se habría repetido la final del año anterior, Manchester United-Chelsea, dos de un mismo país. Todo eso junto explica el exceso de Ovrebo, que saltó todos los límites.

Así que no es raro que al Barça le vaya generalmente bien en los arbitrajes europeos también, y al Madrid generalmente mal. Ha puesto sus velas a favor del viento. Sin llegar casi nunca a lo de Ovrebo, claro. Pero no es de extrañar que si Guardiola expresa su preocupación por la designación de un árbitro portugués éste aterrice en la otra semifinal. O que si Mourinho ataca a cinco árbitros le pongan uno de ellos para el partido inmediato. Saldo: Pepe fuera con 0-0, luego los dos goles de Messi. Y gol anulado a Higuaín (anulación de verdad surrealista) con 0-0. Dos empujoncitos oportunos. Que parezca un accidente, como titulamos en AS. Y pasó el Barça.

No culpo al Barça, no se engañen. El Barça no hace más que estar en los sitios en los que hay que estar, hacer lo que el Madrid siempre hizo. El Madrid de ahora hace lo contrario, juega a otra cosa creyendo que va a liderar movimientos de futuro que hasta ahora no han tenido el menor futuro. Y tengo la impresión de que Florentino no entiende ni se entiende con el mundo del fútbol, que se lo figura de otra manera.

Pero el hecho es ése: hay ‘villarato’ y hay ‘platinato’ y las causas y las consecuencias están aquí expuestas.

No sé si usted habrá tenido paciencia para llegar hasta aquí. Muchos habrán abandonado pronto, asqueados. Otros lo habrán terminado, maldiciéndome para sus adentros. Otros lo considerarán verdad revelada, y unos cuantos una concatenación ingeniosa y bien urdida de hechos que apoyen una tesis fantasiosa.

En cualquier caso, quiero dejar claro que, ‘villarato’ aparte, valoro el juego del Barça como el mejor que he visto, o el que más me ha gustado, aunque no sea la única manera de jugar bien al fútbol que se conoce. Que nunca he visto a equipo alguno jugar tan bien y tan sostenidamente treinta o hasta cuarenta partidos al año, durante tres años seguidos. Que Guardiola me parece un ejemplo, al menos en la victoria, que es casi siempre. (En la derrota tras la final de Copa, patinó, es verdad). Que el trabajo de cantera del club es ideal y que en el torneo de Fútbol 7 de Brunete, y en su variante internacional de Canarias siempre he visto en la delegación del Barça una conducta ejemplar, lo mismo en el campo que en los encargados de los chicos, entrenador, delegado y demás. Que Xavi, Puyol, Iniesta y Piqué cuentan con mi admiración en el mismo tono o mayor de la que he profesado a los mejores jugadores españoles que he visto. Y Víctor Valdés, enorme portero, que ha aguantado desde muy joven la portería del Barça y la comparación inevitable con Casillas, que por llegar un poco antes le robó plano. Que Messi me parece un genio cuyo límite quizá esté más allá de los establecidos hasta ahora por los más grandes. Desde luego, a la misma edad ya ha hecho mucho más que Maradona. Que admiro el amor de un país a su equipo, esa identificación de un club con una idea, con una tierra que por otra parte me toca muy de cerca. He escrito bien y muy bien del juego de este Barça muchas más veces que del ‘villarato’, pero tengo la sensación de que nadie lo recuerda.

Y nunca, nunca, he pensado, dicho ni mucho menos escrito que el Barça se esté dopando.

Pero no dejo de consignar que esa habilidad para poner las velas al viento que sopla le produce réditos, y que esos réditos se traducen en un confort de juego del que sus rivales a menudo carecen.

Y que el argumento de que “el Madrid tenía antes esos favores” no va conmigo, pero en todo caso no viene a ser sino una aceptación implícita de la teoría del ‘villarato’, que según eso se justificaría por la necesidad de compensar una injusticia histórica.

Añado que me gusta el fútbol y que esto no quiere decir que piense que todo esté manipulado, sólo influido. Que no se trata de conspiración de gente en torno a una mesa, sino de sutilezas. Que es tan viejo como el mundo y que acompaña al fútbol desde siempre, ya he dicho que basta con recordar tantos mundiales. Y bastantes episodios recientes del Madrid o del Barça.

Yo lo llamo ‘villarato’

Y algo más, a demanda de muchos, como suelo escribir en mi ‘Twitter’. Me recuerdan un artículo de 2002 en el que yo ponía en solfa el victimismo del Barça y el Valencia con respecto a los árbitros por no sé qué incidente que habría favorecido al Madrid, supongo. Quizá sería el ‘ushiro nage’. Bueno, pues es sencillo explicarlo: tampoco creo que el Madrid deba hacerse la víctima ni presentarse como tal. Creo haber escrito muy recientemente que la conferencia de prensa de Mourinho me pareció un error que no conduce a nada. Ni el Madrid ni nadie debe quejarse de los árbitros, eso es estéril o, mejor, contraproducente. No recuerdo haber escrito nunca lo contrario. Me refiero a quejarse públicamente. Se deben quejar en las instancias oportunas, con discreción o, a ser posible, penetrarlas, compartir viaje con ellas, no enfrentarlas directamente.

Yo no soy victimista ni puedo serlo, porque no soy víctima. A mí no me arbitran. Yo cuento lo que veo y opino sobre lo que veo y no me inquieta que otros opinen distinto. Lo que me inquieta es que se sulfuren.

Sólo se trata de que gane el mejor, pero que gane sin ayudas.

La banda terrorista se presentará a las próximas elecciones municipales, gracias a la votación favorable del Tribunal Constitucional

Un titular sorprendente ¿no? Tan increible que, como no podía ser de otra manera, es erróneo: Al Qaeda nunca se presentaría a las elecciones en Estados Unidos. De hecho, sus miembros harían bien en mantenerse lo más alejados posible del país norteamericano, tras la lección que el tío Sam les dió a principios de semana. Una lección que, esté bien o mal enseñada -no creo que matar a un fulano en calzoncillos sea la mejor manera de resolver los problemas del mundo, pero esa es otra historia- no olvidarán. Jamás. No así en España, donde un partido político claramente vinculado a la banda terrorista ETA, Bildu, se presentará a las elecciones municipales y locales del próximo 22 de mayo, gracias a la aprobación del Tribunal Constitucional.

Así, de nada han servido las advertencias de la Guardia Civil, que se ha hartado ha repetir que los indicios que vinculan a la coalición con ETA son claros, ni tampoco que el Tribunal Supremo sentenciase el pasado dos de mayo que Bildu está más cerca de los postulados terroristas que de los democráticos. Eso sin mencionar lo que la Fiscalía afirmó hace apenas una semana: que “Bildu es el cauce controlado por Batasuna para presentarse el 22-M”. Creo que la noticia publicada por Europa Press al poco de la salida de la sentencia deja poco más que añadir:

El TC permite a Bildu concurrir a las elecciones

Fachada del Tribunal Constitucional

Fachada del Tribunal Constitucional

El Pleno del Tribunal Constitucional ha decidido por seis votos a favor y cinco en contra que la coalición Bildu concurra a las elecciones municipales y forales del próximo 22 de mayo. A favor han votado Eugenio Gay, Elisa Pérez Vera, Pablo Pérez Tremps, Luis Ortega y Adela Asua y el presidente Pascual Sala, todos propuestos por el PSOE. En contra votaron Francisco Hernando, Ramón Rodríguez Arribas, Francisco Pérez de los Cobos y Javier Delgado, todos ellos designados a propuesta del PP.

El tribunal considera que el Tribunal Supremo vulneró el derecho a la participación política de la coalición integrada por EA, Alternatiba e “independientes” de la izquierda abertzale, consagrado en el artículo 23 de la Constitución.

Cuando las más elevadas instituciones democráticas de un Estado defienden a aquellos que quieren destruirlo por la fuerza de las armas, significa que hay algo muy, muy carcomido en su ser más profundo. Deseo de veras que el Constitucional tenga razón y Bildu no forme parte del aparato de ETA, pese a la avalancha de pruebas que señalan lo contrario. Porque sino, si estamos permitiendo que una banda terrorista concurra a elecciones y, de paso, se beneficie de las millonarias subvenciones que disfrutan los partidos políticos, entonces se avecinan tiempos negros. Pero negros, de verdad.

danimc88

Como me imagino que estarán hartos de que se hable tanto de Mardid- Barça por aquí y por allá, simplemente comentar un par de aspectos. Tras el 0-2 del partido de Ida, con la consabida polémica arbitral de si el árbitro de cargó la semifinal al expulsar a Pepe por una plancha que normalmente sería amarilla (después marcaría Messi su doblete), el partido de ayer parecía un trámite.

Casi clasificados los culés. Casi eliminados los merengues. El Madrid presionó la primera media hora muy arriba. Fue un calco de la final de la Copa del Rey. Para empezar, fueron titulares Kaká e Higuaín en el clásico 4-2-3-1, no hubo trivote esta vez, sin Pepe ni Khedira y con la obligación de intentar la machada. Lo cierto es que el Barça no empezó a sacar cómodo el balón hasta el minuto 30 de encuentro cuando las fuerzas empezaban a caer un poco. Ahí tuvo el equipo local las 3 ocasiones del primer tiempo: primero un disparo de Villa que despejó perfecto Casillas, un chut de Messi que atajó, con palomita incluida, el portero mostoleño y un chut de Messi muy centrado que despejó sin problemas el arquero blanco.

Así se llegó al descanso. Comenzó el Madrid con más energía, más nervio. Y propio de esas renovadas energías se adelantaron los merengues a los 2 minutos de la reanudación anulado al pipita Higuaín. Jugada que inicia Cristiano Ronaldo en el centro del campo. Se marcha perfecto de Alves, llegó al borde del área y fue empujado por Piqué. El luso cayó desequilibrado haciendo tropezar a Mascherano, que, dicho sea de paso, se cae con más facilidad que en la Premier. El balón le llegó a Higüaín que batió perfecto a Valdés. Gol. Y el Madrid con toda la segunda parte para marcar otro tanto que igualara la eliminatoria. Pero si algo ha demostrado esta edición de la liga de Campeones es que el conjunto merengue no mantiene buenas relaciones con el colectivo arbitral. El árbitro anuló el gol, por entender que Cristiano hizo falta a Mascherano. Obvió la falta previa de Piqué. De Bleecker, entendió que Cristiano se tropezó para hacer caer a Mascherano. No tiene disculpa. Como tampoco la tiene el planteamiento rácano de Mourinho en el partido del Bernabéu. No osbtante, el míster portugués, con sus múltiples salidas de tono, ha conseguido que en estos 4 encuentros el Madrid ha competido de igual a igual a too un Barcelona. 11 contra 11 la igualdad era máxima.

A los 10 minutos marcó Pedrito tras un pase magistral de Iniesta. Pero si algo ha definido a los merengues es el no rendirse nunca. Así, Di María en el miuto 64 se internó en el área, chutó al palo, recogió su propio rechace y asistió a Marcelo para que el lateral brasileño marcara el 1-1. El partido acabó con la lógica celebración de los culés y el “mosqueo” de los madridistas con los dos colegiados (el de Ida y el de Vuelta). El Barça tuvo más el balón y es posible que fuera mejor. Pero estas eliminatorias suelen decidirse por pequeños detalles. Y en esta eliminatoria todos los detalles favorecieron a los chicos de Guardiola. Unos deben estar contentos de pasar a la final, la 2ª en 3 años de Guardiola. Los otros, debern estar orgullosos de dejarlo todo en el césped. De llevar más allá de los límites a un equipo que marca y marcará época. Todos deben sentirse orgullosos. No en vano son los dos mejores equipos de Europa. Nos han hecho disfrutar con este maratón de clásicos. En Agosto vendrá la supercopa con un doble enfrentamiento.  ¡Enhorabuena! y Gracias por este espectáculo.

P.D.: La vuelta a los terrenos de juego de  Eric Abidal debe alegrar a cualquiera, sea del equipo que sea, le guste o no el fútbol. Es el triunfo del ser humano, ante la adversidad, ante una enfermedad traicionera y devastadora. ¡Grande Abi!

El otro ángulo de un Madrid-Barça

Publicado: 3 mayo, 2011 de dlasa89 en Uncategorized

Si, otro pesado que hablará de lo mismo. Si, otra semana mas hablando del Madrid- Barça. Pero hoy, os motraré una forma distinta de ver un Clásico. En esta manera lo menos importante acaba siendo el resultado. ¿Se grita? Por supuesto ¿Hay seguidores de ambos equipos? Cómo no.

Lo especial de este partido reside en que es una excusa para unir, a mitad de semana, a un buen número de estudiantes españoles que estan lejos de su lugar de origen. Si, acertasteis me refiero a estudiantes ERASMUS. Un bar, y un partido sirven para unir a un unas decenas de estudiantes que residen a lo largo y ancho de la geografía parisina. Las risas y las cervezas pasan a un primer plano, junto a las anécdotas de clase, dejando atrás si Guardiola dice tal, si Mourinho dice cual, si Ronaldo llora o si Messi marca.

Los malos rollos de las denuncias de uno y otro equipo quedan como lo menos importante. El compañerismo creado por compatriotas en el extranjero no entiende de colores. En la ida, sin ir mas lejos, yo gritaba “tiracopas” a Ramos, cuando no cosas peores, junto a un madridista con el que brindaba cada dos por tres.

Y esque no tenemos que olvidar lo que es el fútbol. Entretenimiento, diversión, evasión. A nosotros nos sirve para sentirnos en casa, inhundar un bar de españoles y evadirnos de lo pesados y siesos que pueden llegar a ser los parisinos. No importa si vives en Saint Denis, en Creteil o en pleno centro de Paris; te apetece evadirte, hablando tu idioma. Y no hay mejor excusa que el Clásico. Hoy caerá uno eliminado, pero al acabar el partido, pediremos todos una pinta, y antes de marcharnos para casa, se nos habrá olvidado quién ganó a quién.

La excusa la semana que viene, será el cumple de alguien, o la simple evasión del estudio (si el tópico de que el Erasmus no hace nada es falso), pero hoy martes, toca Barça- Real Madrid. Que gane el mejor, y que no llegue junio.

Un abrazo del enviado especial de Palestra Digital en la capital del hexágono.

El Muro de Berlín dividía la ciudad como una cicatriz

El Muro de Berlín dividía la ciudad como una cicatriz

El nueve de noviembre de 1989 una incómoda pregunta del periodista Riccardo Ehrmann hizo perder los nervios a un portavoz comunista, Gunter Schabowski, quién se equivocó al decir que “las fronteras de la RDA quedaban abiertas de inmediato”. Minutos después, los berlineses del Este y el Oeste derribaban el Muro de la Vergüenza y se veían las caras de nuevo por primera vez en veintiocho años

En la mañana del jueves, nueve de noviembre de 1989, los berlineses del Este y del Oeste se despertaron en mundos distintos por última vez. Hasta ese día, un muro de ideas, hormigón, alambre de espino y minas antipersonales, patrullado por el Ejército Nacional Popular de la República Democrática Alemana, dividía la ciudad desde su construcción en 1961. Entre ciento veinticinco y doscientas setenta personas -según la fuente- murieron al intentar cruzarlo. Al anochecer de ese nueve de noviembre el muro sería derribado sin derramar una sola gota de sangre.

Pero en las primeras horas de la mañana de ese día aún nadie podía siquiera imaginar que el Muro caería alguna vez. Y mucho menos, esa misma noche. No obstante, la situación tampoco era de tranquilidad absoluta en la República Democrática Alemana. Durante todo 1989, se habían ido recrudeciendo las protestas y manifestaciones ciudadanas, que pedían un mayor aperturismo del régimen comunista y facilidades para viajar al Oeste. Ello llevó a Erich Honecker, líder de la RDA desde 1976, a renunciar a su cargo como Presidente del Consejo de Estado, el 18 de octubre de 1989, siendo reemplazado por Egon Krenz pocos días más tarde. Además, desde que el 23 de agosto se habían relajado un poco las restricciones para pasar la frontera entre Alemania y Austria, miles de alemanes habían huido al bloque capitalista a través del país magiar. Alemania Oriental se vaciaba a marchas forzadas.

Por ello, el 6 de noviembre se hizo público el proyecto de una nueva legislación para viajar, que sería muy criticado por el gobierno checoslovaco, porque entendía que aumentaría mucho la emigración  desde la RDA a través de Checoslovaquia. Por ello, el SED decidió, el 7 de noviembre, regular los viajes al exterior, facilitándolos. Era una medida arriesgada, pero había que frenar la presión de la calle, que pedía más libertad, como fuera, al grito de “Nosotros somos el pueblo” (‘Wir sind das Volk!’)

Riccardo Ehrman siendo entrevistado por TVE

Riccardo Ehrman siendo entrevistado por TVE

Con ello, volvemos al nueve de noviembre. A las diez de la mañana, Egon Krenz abre la sesión del Comité Central que debe estudiar las medidas para frenar las fugas al Oeste. Mientras, en la Jefatura Superior de la Policía Popular se ultima la nueva normativa de pasaportes y viajes. Cuatro horas más tarde, un chófer de la policía lleva al Comité Central el documento, que se hace llegar entrega al Secretario General Krenz. La normativa tiene que permanecer en secreto hasta las 04:00 del día 10, para que todos los puestos fronterizos puedan recibir la información y preparar las medidas.

A las cuatro de la tarde, Krenz lee la nueva normativa a sus colegas de la Nomenklatura, en la dirección del Partido. Probablemente, nadie en esa sala se diera cuenta de la magnitud de lo que iban a aprobar: un relajamiento de las condiciones para viajar sin precedentes en la RDA. Es posible que considerasen que, pese a aprobar dicha medida, podrían más tarde dar instrucciones a la Volkspolizei -“la policía del pueblo”- en el sentido de endurecer la medida antes de que se hiciera efectiva el día diez.

A las cinco y media, Gunter Schabowski, nuevo responsable de Comunicación del Partido, deja la reunión del Comité Central para dar una conferencia de prensa a la que habían sido invitados los corresponsales extranjeros -entre ellos, José María Siles, corresponsal de TVE, quién realizaría una magnífica cronología de los hechos en 2009-. Egon Krenz le da a Schabowski el papel de los viajes, pero no le advierte del embargo.

Schabowski narrará la reunión del Comité Central con el habitual tono gris y monótono de los portavoces comunistas. Los periodistas atienden, medio distraídos, a lo que a todas luces parece otra aburrida rueda de prensa donde un portavoz oficial maquillará la verdad y dirá lo que más convenga al Gobierno. No así Riccardo Ehrman, delegado de la Agencia de noticias italiana ANSA, quién tiene una pregunta difícil para Schabowski. Tras mantenerle un buen rato con la mano alzada, Schabowski finalmente le concede el turno de palabra, algo poco habitual en las ruedas de prensa comunistas -que por cierto, parecen servir de modelo a muchos políticos y entrenadores de fútbol en la España de hoy, que se niegan a admitir cuestiones de los periodistas, pero esa es otra historia-.

“Está bien. Vamos a ver qué tiene que preguntar nuestro colega italiano”, dijo Schabowski

Entonces, Ehrman lanzó su pregunta, que cayó como una bomba al portavoz de un Gobierno poco acostumbrado a las preguntas, y mucho menos, a las incómodas.

“Señor Schabowski, ¿cree usted que fue un error introducir la Ley de Viajes hace unos días?”

 Schabowski se puso nervioso, como recuerda el propio Ehrman en una entrevista para Televisión Española. Entonces, se puso sus gafas, se rascó la cabeza y leyó un papel. “Para evitar incidentes, los ciudadanos de la RDA podrían ir al Oeste, esta vez sin pasaporte ni visado: sólo mostrando el carné de identidad o un documento parecido”. Ehrman fue uno de los pocos periodistas presentes que se dieron cuenta del alcance de sus palabras: “quedaba claro -recuerda en la misma entrevista de TVE- que esto significaba que el Muro había caído”. Entonces, Peter Brinkmannº, un periodista de Bild Zeitung, también sorprendido por la declaración de Schabowksi, le preguntó sin darle tiempo ni a respirar:

Wann tritt das in Kraft??¿A partir de cuándo?

“Schabowski -recuerda José María Siles- volvió a consultar los papeles y, sin mirarle a la cara –estaba demasiado ocupado buscando una fecha, que no encontró por estar en la página siguiente-, respondió.

Ab sofort“. Inmediatamente.

Eran las las siete menos diez de la tarde, y el tiempo que le quedaba al Muro de Berlín se medía en minutos.

Ciudadanos de Berlín Este se agolpan para entrar en la zona capitalista

Ciudadanos de Berlín Este se agolpan para entrar en la zona capitalista

Inmediatamente tras abandonar la rueda de prensa, Ehrman envió una crónica a ANSA. A las 19.31, la Agencia distribuyó a todo el mundo una información titulada “El Muro de Berlín ha caído”. Fue el primero, quizás porque ningún otro creía de verdad que la rueda de prensa hubiera supuesto el funeral del Muro de la Vergüenza. Rápidamente, los periodistas de todo el mundo, incrédulos, se hacían eco de la noticia. La información también corrió como la pólvora entre los alemanes del Este, muchos de los cuales veían canales de televisión de Berlín Occidental, el lado capitalista.

Los berlineses salieron masivamente a la calle. Del lado oriental, la gente comenzó a agolparse cerca del Muro, ansiosa por pasar al otro lado. En el paso de Bornholmerstrasse, Harald Jäger, teniente coronel de la Stasi, la odiada Policía secreta de la RDA, que había visto en televisión la rueda de prensa, decidió abrir el acceso. Jäger no había recibido ninguna orden del Gobierno, pero la presión era insoportable y temía que alguno de sus soldados abriera fuego, tal y como recuerda en una información de el periódico El Correo.   «Creo que eran las 23.30 horas cuando tomé la decisión. Le dije a mi gente que levantaran las barreras. Cuando la multitud comenzó a cruzar la frontera me temblaban las rodillas, pero no tenía otra alternativa.

Al poco, los berlineses de los dos lados se encaramaron al Muro, derribándolo incluso con sus propias manos desnudas. Fue el principio del fin del Bloque comunista, el cual, minado por los problemas económicos y étnicos, por las hambrunas, la falta de los más elementales productos básicos y por los enfrentamientos internos, iniciaría un veloz desplome, que finalizaría el 26 de diciembre de 1991, cuando el Soviet Supremo de la URSS anunció que “la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas ha sido desmantelada”.

Los berlineses celebran el fin del Muro de la Verguenza

Los berlineses celebran el fin del Muro de la Verguenza

Vídeo de la entrevista de TVE a Riccardo Ehrman

Vídeo de la rueda de prensa de Schabowski

Entrevista de César Vidal a Riccardo Ehrman

ºNOTA: existe discusión acerca de si fue Brinkmann o el propio Ehrman quién realizó la pregunta.

Fuentes (además del material audiovisual antes citado):

Colaboradores de Wikipedia. Muro de Berlín [en línea]. Wikipedia, La enciclopedia libre, 2011 [fecha de consulta: 1 de mayo del 2011]. Disponible en <http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Muro_de_Berl%C3%ADn&oldid=46048627>.

-Elcorreo.com, “Esta noche he abierto el muro”. Sobre la decisión de Harald Jäguer de abrir el muro. Disponible en: http://www.rtve.es/noticias/20091105/caida-del-muro-berlin-minuto-a-minuto/299390.shtml

-Espada, Arcadi. “El malentendido:1917-1989″. Artículo publicado en El Mundo el cinco de julio de 2008  (no disponible en internet)

-LaFM, “Riccardo Ehrman, el periodista que derribó el muro de Berlín con una pregunta, habla 20 años después del hecho histórico. Disponible en: http://www.lafm.com.co/noticias/2009-11-09/ricardo-ehrman-el-periodista-que-derrib-el-muro-del-berl-n-con-una-pregunta-habl

Siles, Jose María (corresponsal de Televisión Española en Berlín, 1989) “La caída del Muro de Berlín, minuto a minuto”.Estupenda cronología sobre todo lo sucedido. Disponible en: http://www.rtve.es/noticias/20091105/caida-del-muro-berlin-minuto-a-minuto/299390.shtml

 Si alguien quiere conocer un poco más profundamente cómo se vivió la caída del Muro, le recomiendo la magnífica película Good bye, Lenin!, con una genial banda sonora compuesta por Yann Tiersen y que puede escucharse aquí.

PD: como curiosidad, hoy Ehrman vive en Madrid