Tropezó en la misma piedra

Publicado: 19 septiembre, 2011 de palestradigital en Atlético de Madrid, Barcelona, Deporte, derbi, Futbol y otros deportes, Historia, Noticias, Opinión, Periodismo, Real Madrid

danimc88

Dicen que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Y dado que los equipos de fútbol están compuestos de seres humanos, el dicho se cumplió. Ya le ocurrió al Madrid el año pasado en los dos partidos que disputó en el Ciutat de Valencia. En el encuentro de Liga empató sin goles y en el partido de Copa del Rey (tras la ida con el conocido 8-0) cayó derrotado por 2-0. Ya estaba avisados, por tanto, los merengues que el campo del Levante no es paseo por la playa al atardecer. Pero ni por esas.

En el partido disputado en el Ciutat de Valencia el pasado domingo, los hombres de José Mourinho salieron decididos a marcar pronto algún tanto que desnivelara rápido el partido a su favor. Y lo cierto fue que las únicas ocasiones en la primera mitad fue para los visitantes. Las dos más claras las tuvo Karim Benzemá: una la salvó bajo palos Ballesteros y la otra se le fue arriba. Kaká, que volvió a naufragar donde Ozil brilla con luz propia, tuvo otras dos, en sendos remates que, o bien salían por encima del larguero, o bien era una invitación a Munúa para que se sentara plácidamente sobre el césped a esperar con calma que le llegara el esférico. El brasileño no está. Y lo peor es que ni se le espera.

Los blancos tenían dominado totalmente al Levante hata que llegó el fatídico minuto 39 en el que al equipo le volvió a salir la actitud visceral que les imprime su entrenador desde el banquillo. Di María, que le estaba dando la tarde a Juanfran con un gran repertorio de amagos, slaloms, quiebros y regates recibió una fea entrada del veterano zaguero azulgrana. Lo que vino después fue lamentable. Incluyendo al árbitro que no consideró la acción como falta. Le vino  grande el encuentro a Turienzo Álvarez. Es difícil encontrar árbitros buenos, pero Undiano Mallenco y Mateu Lahoz son oasis en el desierto de la  manifiesta incompetencia arbitral que sufre el fútbol, tanto nacional como internacional. Y los organismos encargados de su gestión deberían recapacitar.

Dicho esto, a Di María se le cruzaron los cables y le devolvió la patada a Juanfran y no contento con eso sufrió un desmayo ante el leve roce de Nano. Por allí apareció también (cómo no) Ballesteros que es un artista en el arte de la provocación y en sacar de quicio a sus rivales. Le recriminaba su acción al argentino. Hasta que apareció Khedira para apartar al veterano central propinándole un empujón, que en la calle no le haría ni cosquillas, pero que en el campo de fútbol lo desplazo unos 2 metros. El alemán cayó en la trampa de Ballesteros. A la calle el teutón, con seis minutos y toda la segunda parte por jugarse.

A la vuelta de vestuarios, el partido seguía sin un dominador claro tras lo cual Mourinho quitó a Benzemá por un Cristiano tocado.  Como su invento seguía sin funcionar sustituyó a un desaparecido Kaká por Higuaín. No funcionó. Incluso el Levante comenzó a acercarse con peligro. Primero fue un disparo de Iborra que atajó Casillas y después una contra en un 3 para 1 que malogró Juanlu cuando tenía a Valdo totalmente sólo para empujar el balón. A la siguiente, el Levante no perdonó. Javi Venta subió toda su banda y el pase atrás lo convirtió Koné en el primer tanto del partido, con tiro potente que se coló por el centro de la porteria de Casillas. Corría el minuto 69. Y mourinho se acordó de que tiene un talento enorme en el banquillo:Mesut Ozil. No es el tipo de jugador que más gusta a Mourinho, pero algo había que hacer. El turco-alemán al campo los últimos 20 minutos con el partido casi perdido y con uno menos.

Entre medias de los dos ataques levantinstas, los blancos pidieron un penalti por una mano clara de Iborra dentro del área granota que además habría supuesto la expulsión del mediocentro grana. Turienzo no señaló nada al respecto. No insistiré en la incompetencia arbitral por no repetirme. En caso de que Cristiano hubiera anotado el penalti, el encuentro se le ponía 0-1 a los blancos y ambos equipos con 10 jugadores. El paisaje cambiaba radicalmente. Pero no sucedió. Como tampoco sucedió el empate blanco. Ozil le dió juego a su equipo, pero no tenía quien se la devolviera con criterio ni quien tirara un desmarque a la espalda de la defensa. El gol fue un mazazo terrible para los blancos que ya no se recuperaron. Estaban avisados. Tropezaron en la misma piedra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s