Posts etiquetados ‘Amaiur’

Hace un par de día nos enterábamos de la siguiente noticia. El alcalde de San Sebastián, de Bildu, retira una pancarta del balcón del ayuntamiento de la citada ciudad donde se leía: “No a ETA. Derechos humanos y convivencia en paz”. Este letrero lo puso valientemente  Edon Elorza, en 2001, el anterior alcalde socialista de la ciudad.

Muchos se han sorprendido ante este hecho. Sinceramente, a mi no me pilla de sorpresa. Para las personas que consideramos a Bildu parte de ETA, vemos como lógico que ellos mismos se despojen de símbolos donde se les ataca. No sé que habrá dicho el nuevo alcalde de la ciudad vasca, ni me interesa, pero seguro que sus palabras serán similares a las de sus compañeros terroristas, como Otegui, Txapote…

¿Cuántos actos de esta envergadura deben de suceder para quitarnos la venda de los ojos? ¿Cuánto tiempo nos queda para tragar y tragar ante una banda de asesinos? Quién no lo quiera ver, es su problema, pero cada día que pasa Bildu deja más claro que es el brazo político de ETA. No sé qué daño puede producir al alcalde de San Sebastián la pancarta que ha retirado, salvo que se sienta ofendido. Lo peor de todo no es esto, sino la gente que los vota. Algunos lo tendrán que hacer por miedo, aunque ya no maten, por ahora, y otros por convicción, porque han vivido un lavado de cabeza desde la infancia.

Y pasa lo mismo con Amaiur. Vamos a dejarnos ya de tanta hipocresía barata. A este partido le han votado los trescientos mil etarras que se encuentran reunidos en el País Vasco y Navarra, más los que están cumpliendo condena en las cárceles. Se puede llegar a comprender que un vasco los defienda pero ¿un madrileño y un murciano? Y encima, te salen con la dichosa libertad y con la palabra mágica, demócrata. ¿Pero qué libertad? ¿La libertad de los pueblos vascos donde son pocos habitantes y no te puedes expresar si no comulgas con su nacionalismo vasco izquierdista y estalinista? ¿La libertad de aquellas personas que murieron por un tiro en la nuca porque se consideraban españoles? ¿O la libertad de pasearte por el casco histórico de Bilbao con una bandera de este maravilloso país?

Qué bonito es hablar de libertad y derechos donde se vive en un lugar sin miedo a pensar de forma diferente. Pero todavía, en muchos lugares del País Vasco, las miradas, las amenazas, los silencios incómodos y el vacío social impiden el desarrollo normal de un sector de la población que no son partidarios con el ideario racista del nacionalismo vasco. Sí, porque tiene rasgos racistas. A muchos se les ha olvidado ya los pensamientos de Sabino Arana, padre del nacionalismo vasco, sobre la raza vasca, superior a las demás, o a quien llamaba, de forma despectiva,  “maquetos”.

Vuelvo a repetir, no nos engañemos. Son los mismos que han colaborado con los etarras. Son los mismos que han defendido, y defienden, las tesis de ETA. Son los mismos que, cuando nos enterábamos de un nuevo atentado terrorista, decían la típica y desoladora frase, “algo habrán hecho”. Son los mismos que equiparan a víctimas y verdugos. Son los mismos que viven desde el odio y el rencor, mirando de forma hostil al resto de España. Son los mismos que acuden a las manifestaciones para pedir la excarcelación de los etarras que se encuentren en las cárceles cumpliendo condena por asesinar. La misma historia, los mismos que han votado a Amaiur. El mismo perro con distinto collar. En definitiva, las mismas personas que ha protagonizado la bochornosa escena del balcón de la vergüenza.

Anuncios

Ayer por la noche, después de cenar, cambie mi hábito de lectura por escribir en twitter de la mejor forma que sé, en caliente, es decir, polemizando sobre un tema desde el respeto y la educación, pero sin tener pelos en la lengua. La gente que me conoce sabe esto muy bien. Me podrán acusar de muchas cosas, pero nunca me señalarán por no tener las ideas claras. Esta vez tocaba criticar al partido proetarra, Amaiur, porque no me gusta hacer leña del árbol caído, y en Ferraz encontramos un inmenso bosque talado. Mi tweet decía:

Amaiur aporta a la democracia lo que la gota fría al Mediterraneo, un panorama desolador con muertos y tragedia de por medio

Se nota que me gustan los ejemplos directos, claros, y si se mezclan con aspectos climatológicos, mejor. Esta acusación a Amaiur no podía dejar indiferente a mi compañero de carrera y amigo Diego Larrouy, contestándome:

333000 vascos son asesinos según @jpcasares89

Este comentario es mucho más simple que el de un servidor. La mecha ya estaba encendida y, todo lo que sea debate o intercambio de opiniones respetando las ideas del resto de personas está bien. La discusión, que no regaño, siguió de la siguiente manera. (Primero sigo yo, luego Diego y así sucesivamente).

@Larrouy89 se te olvidan los navarro. Son los mismos, los 300.000 votantes de HB, los cómplices de ETA, y si, los califico como asesinos

@jpcasares89 Entonces yo tengo todo el derecho a llamar fascistas a los 10 millones de votantes del PP no? Cuidado con los dobles raseros

@Larrouy89 si tu crees q soy un fascista llamamelo. El PP no protagonizó una guerra cosa q otros partidos si. Pero así no solucionamos nada

Puede parecer que el tono es agrio o calentito, pero solo son apariencias. Tanto desde mi parte, como de la de Diego, no hay ningún enfado o algo por el estilo, zanjando la cuestión mi compañero de la siguiente manera:

Ya defendi a Amaiur, me metí con @ jpcasares89 desde el cariño, critique el sistema de voto…Me despido con una canción

Este dialogo hace un par de años sería impensable. Es otro ejemplo del poder que nos da las redes sociales. Ya no solo hacen debates interesantes los cuatro periodistas o expertos por televisión o radio, sino que dos simples estudiantes de periodismo han protagonizado un cara a cara virtual sobre un tema de actualidad e interesante, corto de duración pero intenso.

Todo esto es gracias a Twitter. Puedo parecer un poco pesado, pero a veces no somos conscientes de las redes sociales. Que se lo pregunten a Jordi González. Su programa, “La Noria”, se ha quedado sin anunciantes porque pagó a la madre del Cuco, implicado en la muerte y desaparición de Marta del Castillo, por realizarle una entrevista lavando el rostro manchado de sangre de su hijo. Este actual episodio gris de la historia de la televisión se ha saldado con la retirada de todos los anunciantes de dicho programa porque la población ha presionado desde las redes sociales. La audiencia sigue siendo, más o menos, la misma, pero el poder de Twitter o Facebook es más grande de lo que parece. Pero estos hechos no acaban aquí. Telecinco ha fulminado los programas “Enemigos íntimos” y “Resistiré, ¿Vale?” con el objetivo de lavar su imagen y que las críticas vertidas desde la red de internet desaparezcan o se suavicen.

Algunos miran para otro lado ante este tema pero deberán reconocer, tarde o temprano, que las redes sociales son un elemento sustancial de los medios de comunicación y de la ciudadanía. La instantaneidad que te aporta Twitter, junto con otros elementos, como la heterogeneidad de personas, la cercanía y la posibilidad de expresarte en libertad  son unos valores muy importantes para el ser humano, y ésta red social te los aporta. No pretendo exagerar, pero podemos considerarnos unos privilegiados. Ojala más momentos como el de ayer se vuelvan a repetir. Es lo que tiene Twitter y la libertad.