Posts etiquetados ‘derbi’

Anuncios

danimc88

Análisis de los equipos: el scouting

Atlético de Madrid: Sin Reyes no hay paraíso

El equipo colchonero no llega en las mejores condiciones al derbi del domingo. Mermado por las bajas en defensa y por un sistema de juego que no acaba de dar buenos resultados, las posibilidades de ganar el derbi tras 11 años son este año menores que nunca. Pero ya se sabe: el Atlético es, por naturaleza, imprevisible. Veamos el motivo.

La portería está segura con el canterano David De Gea. Portero de gran presencia física (ronda el 1,90 m), seguro en los balones por alto y de grandes reflejos. Le falta mejorar en las salidas. Hay momentos en los que el equipo demanda un líbero (como el añorado Molina) y el chaval se queda casi bajo palos, cuando debería estar en la línea del área grande. Lo aprenderá con el tiempo. Es el futuro portero del Atlético y el sustituto de Casilas en la Selección durante la próxima década.

La defensa.otrora el punto más débl de los atléticos, junto con el puesto de mediocentro, ha sido reestructurada esta temporada con los fichajes del central uruguayo del Villarreal, Diego Godín, central muy serio, fuerte en los balones aéreos y con gran salida de balón y con el lateral izquierdo del Deportivo de la Coruña, Filipe Luis, lateral de ida y vuelta. Estas incorporaciones parecía que podrían acabar con el que era (y sigue siendo, de hecho) uno de los males endémicos del equipo de la ribera del Manzanares, pero no ha sido así. El brasileño Filipe Luis se lesionó de gravedad hace seis meses en un encontronazo con Gorka Iraizoz y desde entonces no es el mismo. Es cierto que sigue subiendo la banda, pero no baja con la misma presteza con la que lo hacía en el conjunto coruñés y le suelen ganar la espalda con facilidad, tal y como demostró Piatti en el partido del pasado domingo. Godín, sí ha estado a la altura de lo que merece el club, pero no ha podido jugar demasiado, ya que se lesionó un par de semanas y recientemente ha sido operado de apendicitis y estará un mes en el dique seco. Perea es lo mismo de todos los años: muy rápido al corte pero un desastre con balón. De modo que la defensa sólo cuenta con la sobriedad de Álvaro Domínguez, con Antonio López, Juan Valera, el denostado Juanito y con la experiencia de Ujfalusi:demasiado  poco  para un equipo al que, por momentos, le llegan pos oleadas.

Los mediocentros mas utilizados por Quique Sánchez Flores en su sistema más habitual (4-4-2) son Paulo Assunsao y Tiago, junto con Raúl García, ya que tanto Ignacio Camacho (inédito hasta el momento) como Mario Suárez suelen disfrutar de poquísimos minutos. Assunsao es un luchador, se pega con quien sea necesario del otro equipo a la hora de recuperar balones pero no dispone de la técnica que se le debe exijir a alguien para mover el balón con criterio. Raúl García sigue el mismo patrón, así como Mario Suárez e Ignacio Camacho. El único mediocentro diferente es Tiago. Es el único capaz de mover al equipo y poner orden en el centro del campo atlético, pero, por desgracia para los de Quique, este año es una sombra del jugador que se echó el equipo a la espalda el año pasado.

Los interiores suelen ser Simao y Jose Antonio Reyes. Simao es un extremo de los de toda la vida. Aunque el tiempo parece que empieza a hacer mella en su juego (no en vano el mes pasado cumplió 31 años), mantiene ese toque de calidad que le valió fichar por el F.C.Barcelona hace diez años. Su especialidad son las faltas, donde es un auténtico especialista. Desde la llegada de Quique al banquillo atlético empezó a implicarse a la hora de ayudar a su lateral y fue pieza clave en los 2 títulos logrados por el Atlético el año pasado. Pero la auténtica magia del equipo de la ribera del Manzanares la pone el sevillano Jose Antonio Reyes, rehabilitado para el fútbol y para la causa atlética hace ya un año (otra medalla para Sánchez Flores). Es el que más abandona la línea de cal para venir a la media punta y asociarse con Kun y Forlán. Es el que da esos pases interiores que odian los centrales rivales y que adoran los delanteros, de esos que dejan al ariete en franca ventaja ante el portero. Se asocia con todo el mundo y no está exento de trabajo defensivo: muchas veces baja toda la banda en ayuda de Ujfalusi o del lateral en cuestión.

Los delanteros son una de las mayores (por no decir la mayor) alegría de los rojiblancos: el Kun Agüero y Diego Forlán. Forman una de las mejores parejas atacantes de la Liga BBVA. El Kun es la magia, el regate, arranca, frena y vuelve a arrancar. Su tren inferior tan bajo le permite romper la cintura de casi todos los defensas rivales y a pesar de su pequeña estatura ya ha marcado varios goles de cabeza gracias a su inteligencia y anticipación. Su pega son las lesiones ya sea porque su cuerpo no aguanta el calendario excesivamente sobrecargado de partidos o porque van a por él(el caso de Gurpegui es algo fuera de lo común: pega a todos sin miramientos, amigos y enemigos). En cuanto a Diego Forlán, su principal virtud son los tiros de media y larga distancia y la garra que acompaña a todos los “charrúa”. La pega es que a veces peca de no estar demasiado comprometido. Lo mejor son sus segundas vueltas de campeonato donde incrmenta sus cifras goleadoras que suelen rondar los 25 goles por temporada. No pasa por un buen momento, pero siempre es un peligro para las defensas rivales. La magia del Kun y la pegada de Forlán son uno de los mayores orgullos de la hincha da rojiblanca.

danimc88

Análisis de los equipos: el scouting

Real Madrid: Xabi manda y Cristiano ejecuta

En los últimos partidos estamos cansados de oír la fortaleza defensiva del equipo de Mourinho, como si del Milán de Arrigo Sacchi se tratara. Es cierto que el equipo merengue concede muy pocas ocasiones por partido, pero esa seguridad defensiva está íntimamente relacionada con la parcela ofensiva.Veamos porqué.

En la portería no hay cambios significativos. Juega el de siempre: San Iker Casillas, capitán del Madrid y de la Selección española.Campeón de Europa, del Mundo y considerado el mejor portero del mundo.

En el centro de la zaga madridista dos viejos conocidos entre sí y por el público en general: los portugueses Pepe y Ricardo Carvalho. El primero cumple su cuarta temporada en el equipo y es de sobra conocido: central rápido, expeditivo y con buena salida del balón, mientras que sus puntos débiles pueden resumirse en uno: su facilidad para meterse (y meter a los demás) en líos. Por su parte, Ricardo Carvalho es todo lo contrario. Llegó a Chamartín con 32 años a las espaldas y con la mili hecha de 6 temporadas en la Premier. Es un zaguero “oscuro”, no se le ve mucho, no es excesivamente rápido, pero su colocación vale varios puntos. Es  el mejor amigo de Pepe en el campo y la prolongación de Mourinho en el mismo. Juntos forman la mejor pareja de centrales de la liga (con el permiso de Piqué y Puyol)

Donde empieza a fraguarse de verdad el fútbol del Madrid es en los laterales, en especial, en la banda de un Marcelo que está dejando a propios y a extraños con la boca abierta. Es increíble lo que ha mejorado tanto en ataque como en defensa el brasileño en apenas un año. Ya el año pasado vimos como Pellegrini le usó de extremo (herencia de Juande Ramos) con bastante acierto. Ahora ha añadido a esa alegría natural de los brasileños, varios conceptos defensivos aprendidos de Mou. Es una gran baza a la hora de atacar creando superioridad numérica, ya que, Cristiano tiende a ire al centro y ahí se hace imprescindible la ayuda de Marcelo al portugués para hacerle el 2 contra 1 al lateral contrario. A esto hay que añadir el potente disparo desde la frontal del lateral que siempre que puede lo intenta, bien con tiros desde la frontal o bien llegando hasta la línea de fondo y poniéndola atrás como el pasado sábado en el segundo gol de su equipo en Alicante Por su parte, las subidas de Sergio Ramos son una constante un año más, aunque no está tan fino en este comienzo de temporada el sevillano como otros años. El equipo contrario tiene un filón que explotar a la espalda de Ramos.

En el centro del campo, Mourinho mantiene un doble pivote absolutamente irrenunciable formado por Sami Khedira y Xabi Alonso, con 2 hombres abiertos a las bandas (Cristiano Ronaldo y Ángel Di María) y con su mediapunta favorito, el turco-alemán Mesut Ozil. Khedira es el albañil del equipo, dentro de que en todos los equipos de Mourinho casi todos son “albañiles”, el alemán es el hombbre que más presión realiza sobre los mediocentros contrarios, siempre se ofrece para el pase, no da un pelotazo, aunque le falta mayor llegada al área contraria.

El futbolista clave del equipo es Xabi Alonso. Es el cerebro del equipo, la cabeza pensante. El Madrid no se mueve si Xabi no da la orden. Es el que viene siempre a recibir de los centrales para empezar la jugada, se suele apoyar en Khedira (y el alemán en él) para empezar a construir, aunque también los laterales le dan mucha opción de pase, además de Di María. Xabi marca el estilo, ahora jugamos rápido, ahora tranquilizo el juego. Es el amigo de todos, cuando algún compañero se ve presionado, le da el balón a Xabi para que él se encargue de darle un buen uso.

Cristiano y Di María son el regate, la potencia y el gol del equipo (junto con Higuaín). El argentino tiene enamorado a Mourinho con su trabajo defensivo, de constantes ayudas al lateral y sus diagonales a porteria. Cristiano es el gol (lleva 15 hasta ahora), el regate, la potencia, el remate de cabeza, penaltis, faltas.., es un equipo en un sólo jugador.  Pero para que la bombilla luzca tiene que haber un interruptor, algo que haga contacto y que la haga lucir: ese es Ozil. El pequeño turco-alemán es la fantasía del equipo. Su zona de influencia empieza en el centro del campo (Khedira y Xabi se ocupan de la recuperación, junto con la ayuda de Di María y los laterales) y acaba en los últimos tres cuartos del campo enemigo. Es en ese espacio donde el Madrid empieza sus triangulaciones y donde Ozil es vital, siempre es el jugador al que todos buscan para apoyarse en corto. Es la cúspide del triángulo, el Sneijder de Mou.

Por último, Gonzalo Higuaín es el gol de los merengues. Nunca se esconde, siempre se mueve. Es el primero en iniciar la asfixiante presión que demanda el entrenador portugués. Suele bajar para asociarse al centro del campo y cae a banda para dejarle el centro a los hombres que se incorporan de segunda línea, Cristiano sobre todo. Tiene el carño del Bernabéu al que se ha ganado con entrega y goles a partes iguales.