Posts etiquetados ‘ETA’

Hace un par de día nos enterábamos de la siguiente noticia. El alcalde de San Sebastián, de Bildu, retira una pancarta del balcón del ayuntamiento de la citada ciudad donde se leía: “No a ETA. Derechos humanos y convivencia en paz”. Este letrero lo puso valientemente  Edon Elorza, en 2001, el anterior alcalde socialista de la ciudad.

Muchos se han sorprendido ante este hecho. Sinceramente, a mi no me pilla de sorpresa. Para las personas que consideramos a Bildu parte de ETA, vemos como lógico que ellos mismos se despojen de símbolos donde se les ataca. No sé que habrá dicho el nuevo alcalde de la ciudad vasca, ni me interesa, pero seguro que sus palabras serán similares a las de sus compañeros terroristas, como Otegui, Txapote…

¿Cuántos actos de esta envergadura deben de suceder para quitarnos la venda de los ojos? ¿Cuánto tiempo nos queda para tragar y tragar ante una banda de asesinos? Quién no lo quiera ver, es su problema, pero cada día que pasa Bildu deja más claro que es el brazo político de ETA. No sé qué daño puede producir al alcalde de San Sebastián la pancarta que ha retirado, salvo que se sienta ofendido. Lo peor de todo no es esto, sino la gente que los vota. Algunos lo tendrán que hacer por miedo, aunque ya no maten, por ahora, y otros por convicción, porque han vivido un lavado de cabeza desde la infancia.

Y pasa lo mismo con Amaiur. Vamos a dejarnos ya de tanta hipocresía barata. A este partido le han votado los trescientos mil etarras que se encuentran reunidos en el País Vasco y Navarra, más los que están cumpliendo condena en las cárceles. Se puede llegar a comprender que un vasco los defienda pero ¿un madrileño y un murciano? Y encima, te salen con la dichosa libertad y con la palabra mágica, demócrata. ¿Pero qué libertad? ¿La libertad de los pueblos vascos donde son pocos habitantes y no te puedes expresar si no comulgas con su nacionalismo vasco izquierdista y estalinista? ¿La libertad de aquellas personas que murieron por un tiro en la nuca porque se consideraban españoles? ¿O la libertad de pasearte por el casco histórico de Bilbao con una bandera de este maravilloso país?

Qué bonito es hablar de libertad y derechos donde se vive en un lugar sin miedo a pensar de forma diferente. Pero todavía, en muchos lugares del País Vasco, las miradas, las amenazas, los silencios incómodos y el vacío social impiden el desarrollo normal de un sector de la población que no son partidarios con el ideario racista del nacionalismo vasco. Sí, porque tiene rasgos racistas. A muchos se les ha olvidado ya los pensamientos de Sabino Arana, padre del nacionalismo vasco, sobre la raza vasca, superior a las demás, o a quien llamaba, de forma despectiva,  “maquetos”.

Vuelvo a repetir, no nos engañemos. Son los mismos que han colaborado con los etarras. Son los mismos que han defendido, y defienden, las tesis de ETA. Son los mismos que, cuando nos enterábamos de un nuevo atentado terrorista, decían la típica y desoladora frase, “algo habrán hecho”. Son los mismos que equiparan a víctimas y verdugos. Son los mismos que viven desde el odio y el rencor, mirando de forma hostil al resto de España. Son los mismos que acuden a las manifestaciones para pedir la excarcelación de los etarras que se encuentren en las cárceles cumpliendo condena por asesinar. La misma historia, los mismos que han votado a Amaiur. El mismo perro con distinto collar. En definitiva, las mismas personas que ha protagonizado la bochornosa escena del balcón de la vergüenza.

Anuncios

Mientras los españoles estamos digiriendo el empacho de los cuatro clásicos entre el Real Madrid y el Barcelona. Mientras nos tiramos los trastos a la cabeza por la expulsión a Pepe, la teatralización de Alves, lo bueno que es Messi o las palabras de Mourinho. Mientras los políticos afilan sus armas para dar comienzo a la campaña electoral y sacar lo peor de ellos para arañar unos puñados de votos. Mientras nos agolpamos en vivir acomodadamente, el Tribunal Constitucional da una mala noticia, pero esperada. Bildu, es decir, ETA, llamemos a cada cosa por su nombre, es legalizada por los jueces de dicho tribunal nombrados por el PSOE.

Para muchos, esta noticia le puede resultar insignificante. Pero para las personas con corazón y unos valores asentados en la libertad, el respeto y la igualdad, la “justicia” nos da un fuerte revés. Y más de la forma que se están haciendo las cosas. Mayor Oreja ya lo avisaba hace tiempo y nadie le hacía caso, salvo insultarle y menospreciarle. Un servidor ya escribió hace unos meses en este mismo blog un artículo titulado “SORTU, el señuelo etarra” sobre la intención de la banda terrorista y una hipótesis de futuro que, por desgracia, se ha cumplido tal como pronostiqué.

ETA, la supuesta banda antifranquista, ha conseguido su objetivo. Se podrá presentar a las próximas elecciones autonómicas y municipales. Los pistoleros podrán respirar tranquilos con la ayuda de Zapatero y el dinero público, pagado incluso por sus víctimas, para financiarse sus futuras fechorías. Parte de la iglesia y de empresarios vascos, así como gran parte del PNV, se sentirán orgullosos al ver a ETA gobernar a sus presas cabizbajas y con el miedo, otra vez, metido en el cuerpo.

Este fin de semana Rubalcaba, el hombre que siempre miente porque desconoce la verdad, decía que le parecen “abyectas y antidemocráticas” las críticas del PP al TC. Más abyecto y antidemocrático es apoyar a una banda de asesinos para ganarse el apoyo del PNV en los Presupuestos Generales del año que viene. O la negociación que siguen manteniendo con ETA. A Zapatero, como al gobierno y sus secuaces, les da exactamente igual el dolor de un pueblo herido por la intolerancia de un grupo de sanguinarios. Solo le importa gobernar de la forma que lo está haciendo, el famoso “como sea”. Que tenemos que sacar una subida del IVA, pues contamos con el apoyo de los canarios, aunque ellos no tienen este impuesto. Que tenemos que buscar apoyo parlamentario para llevar a cabo alguna ocurrencia, pues damos dinero a Cataluña para contar con CIU y ERC. Que tenemos que sacar adelante los Presupuestos Generales, pues presionamos a nuestros jueces para permitir que ETA este en las instituciones para asegurarnos el apoyo del PNV. Porque al gobierno le da igual que un preso etarra salga de la cárcel y pida el voto para Bildu, como ocurrió ayer. Su único interés es mantenerse en lo más alto del gobierno, aunque tenga que pisotear la memoria de las víctimas o la dignidad de la ciudadanía española.

Ya no vale la excusa de que en España hay democracia y por eso debemos permitir la legalización de ETA. Este lema barato y simplón cuela una vez. Pero cuando se lleva escuchando la misma cantinela año tras año, como la intención de nuevos partidos abertzales de abandono de la violencia, resulta gracioso y a la vez repugnante que haya gente que se los crea. Ya no vale el arrepentimiento repentino del brazo político de los etarras y su buenismo vespertino. Como dice el rotulillo, “si me mientes una vez la culpa es tuya, pero si me engañas más veces la culpa es mía”. Esto es lo que está ocurriendo ahora mismo. Por eso la culpa es de la justicia que se deja otra vez engañar y camelar por ETA para recibir dinero público, y todo por favorecer los planes del gobierno y del presidente.

ETA, al igual que ocurre en este artículo que se repite una y otra vez, lo mismo pasa en la campaña electoral, menos en una persona, Mariano Rajoy. Zapatero, Felipe González, Pepiño Blanco, Aznar, Aguirre o Rita Barberá se han pronunciado sin tapujos sobre el tema, acribillándose dialécticamente al más estilo barriobajero y con el “tú más” sobre las políticas antiterroristas de ahora y de antaño. Pero Mariano Rajoy sigue sin gastar una milésima de segundo. En parte, está bien que no se deje enfangar y liar por los socialistas, ya que su estilo tranquilo, pausado y aburrido le puede dejar en un mal lugar. Pero no estaría mal que en los mítines, además de mostrar más alegría y pasión ante sus votantes, dijera en cuatro palabras su opinión sobre Bildu, es decir, que no debe  estar ETA en las instituciones, y luego que siga con sus propuestas económicas para frenar el gran lastre de este país, el paro.

Por último, como suelo hacer siempre cuando hablo de ETA, un recuerdo a las víctimas. No me quiero ni imaginar la sensación vivida el jueves en torno a la medianoche cuando se daba a conocer la noticia que todos esperábamos y nadie quería, salvo los interesados por defender el terrorismo. Menos mal que las víctimas están hechas de otra pasta, sin rencor, solo buscando la libertad y la justicia ante aquellos asesinos que un día les arrebataron a algún ser querido. Menos mal que las encuestas son negativas a Zapatero, y con suerte, en menos de un año no le veremos la cara todos los días como nuestro presidente, aunque su propósito de pasar a la historia lo ha conseguido, pero de forma distinta a como hubiera deseado. La lucha antiterrorista de este gobierno socialista se conocerá en los anales de la joven historia de la joven democracia española como “la traición de Zapatero”.

La banda terrorista se presentará a las próximas elecciones municipales, gracias a la votación favorable del Tribunal Constitucional

Un titular sorprendente ¿no? Tan increible que, como no podía ser de otra manera, es erróneo: Al Qaeda nunca se presentaría a las elecciones en Estados Unidos. De hecho, sus miembros harían bien en mantenerse lo más alejados posible del país norteamericano, tras la lección que el tío Sam les dió a principios de semana. Una lección que, esté bien o mal enseñada -no creo que matar a un fulano en calzoncillos sea la mejor manera de resolver los problemas del mundo, pero esa es otra historia- no olvidarán. Jamás. No así en España, donde un partido político claramente vinculado a la banda terrorista ETA, Bildu, se presentará a las elecciones municipales y locales del próximo 22 de mayo, gracias a la aprobación del Tribunal Constitucional.

Así, de nada han servido las advertencias de la Guardia Civil, que se ha hartado ha repetir que los indicios que vinculan a la coalición con ETA son claros, ni tampoco que el Tribunal Supremo sentenciase el pasado dos de mayo que Bildu está más cerca de los postulados terroristas que de los democráticos. Eso sin mencionar lo que la Fiscalía afirmó hace apenas una semana: que “Bildu es el cauce controlado por Batasuna para presentarse el 22-M”. Creo que la noticia publicada por Europa Press al poco de la salida de la sentencia deja poco más que añadir:

El TC permite a Bildu concurrir a las elecciones

Fachada del Tribunal Constitucional

Fachada del Tribunal Constitucional

El Pleno del Tribunal Constitucional ha decidido por seis votos a favor y cinco en contra que la coalición Bildu concurra a las elecciones municipales y forales del próximo 22 de mayo. A favor han votado Eugenio Gay, Elisa Pérez Vera, Pablo Pérez Tremps, Luis Ortega y Adela Asua y el presidente Pascual Sala, todos propuestos por el PSOE. En contra votaron Francisco Hernando, Ramón Rodríguez Arribas, Francisco Pérez de los Cobos y Javier Delgado, todos ellos designados a propuesta del PP.

El tribunal considera que el Tribunal Supremo vulneró el derecho a la participación política de la coalición integrada por EA, Alternatiba e “independientes” de la izquierda abertzale, consagrado en el artículo 23 de la Constitución.

Cuando las más elevadas instituciones democráticas de un Estado defienden a aquellos que quieren destruirlo por la fuerza de las armas, significa que hay algo muy, muy carcomido en su ser más profundo. Deseo de veras que el Constitucional tenga razón y Bildu no forme parte del aparato de ETA, pese a la avalancha de pruebas que señalan lo contrario. Porque sino, si estamos permitiendo que una banda terrorista concurra a elecciones y, de paso, se beneficie de las millonarias subvenciones que disfrutan los partidos políticos, entonces se avecinan tiempos negros. Pero negros, de verdad.

EL GOBIERNO SOCIALISTA HA MENTIDO A TODOS LOS ESPAÑOLES CON ETA

Zapatero, 30-12-2006: “He ordenado suspender todas las iniciativas para desarrollar ese diálogo”. MENTIRA.

Rubalcaba, 2-1-2007: “El proceso está roto, liquidado y acabado”. MENTIRA.

LA VERDAD: el gobierno socialista se reunió con ETA en marzo y mayo de 2007.

El gobierno socialista utilizó las instituciones del Estado para avalar su negociación con ETA:

Los representantes del gobierno socialista aseguraron a ETA que sustituyeron al Fiscal Jefe de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungairiño, para facilitar la incidencia en los procesos.

Los representantes del gobierno socialista aseguraron a ETA que la salida de Bono del gobierno y el nombramiento de Rubalcaba como Ministro del Interior se hizo para blindar la negociación con ETA.

El gobierno socialista debe aclarar en qué términos dificultó la acción policial:

En noviembre de 2005, el Gobierno socialista propone a la banda «reducir presencia policial en controles» y «no practicar detenciones», para facilitar el diálogo, según las actas.

En plena tregua de 2006 y antes de la declaración de junio de Zapatero, el Gobierno socialista asegura a ETA que «ha comunicado a Policía Nacional, Guardia Civil, Ertzaintza y Policía Francesa que no hagan detenciones», según las actas.

Rubalcaba habría ocultado delitos de extorsión de ETA para no frustrar la negociación indigna del gobierno, según las actas: “El Ministro tiene un montón de cartas que no ha hecho públicas. Sabiendo que se pide dinero decimos que no consta” (22-6-2006).

Tres meses después del atentado de la T4, el 23 de marzo de 2007, una gran operación contra ETA finalmente no se lleva a cabo porque «podría acarrear una paralización en los contactos».

Rubalcaba, “No hemos bajado la guardia en ningún momento” (junio 2007). MENTIRA

El gobierno socialista mintió sobre la legalización de Batasuna y sus marcas blancas. Según las actas:

“Estamos trabajando y seguiremos haciéndolo para que en septiembre o en octubre Batasuna sea legal”. (22-6-2007).

Se afirma además que los representantes del gobierno socialista ven en ello un interés electoral propio. (22-6-2007)

Se propone a Batasuna que cambien los estatutos para presentarse a las elecciones municipales. (abril de 2007)

Los representantes del gobierno dijeron que “ha hecho lo imposible en el campo de la judicatura. Por ejemplo en el caso de Batasuna”.

“El Gobierno se compromete a admitir iniciativas de la izquierda abertzale pero no con el nombre de Batasuna”.

“Al Gobierno tampoco le gusta la Ley de Partidos pero que ésta respondió a los asesinatos que cometía ETA contra cargos políticos”.

RESULTADO: Batasuna se pudo presentar con la marca ANV en 123 municipios vascos gracias a que el gobierno socialista no quiso impugnar todas las candidaturas.

El gobierno socialista mintió para dar un trato de favor a De Juana por exigencia de ETA.

Entre junio y septiembre de 2006, el Gobierno socialista se comprometió en secreto con ETA a darle libertad condicional. “Primero rehabilitación en un hospital de Madrid manteniendo la situación de libertad en secreto. Luego a Euskal Herria en libertad”.

RESULTADO: en octubre de 2006 De Juana Chaos fue trasladado al hospital 12 de Octubre de Madrid. El 1 de marzo de 2007 el Ministerio del Interior decidió concederle la prisión atenuada, su traslado a un hospital de San Sebastián (País Vasco), y su posterior reclusión en su domicilio particular.

Según las actas de la negociación con ETA, el Gobierno dijo que “Nosotros quitamos al Fiscal porque no quería rebajar la condena de 12 a 4 años”.

RESULTADO: El Tribunal Supremo tuvo que rebajar la condena de Iñaki de Juana Chaos a petición del Fiscal. De Juana es autor de 25 asesinatos.

El gobierno socialista miente sobre su responsabilidad en el chivatazo a ETA:

Los representantes del gobierno reconocieron que dio órdenes de parar la operación contra los etarras del Faisán.

“Cuando escuché las detenciones de Elosua y sus cómplices me irrité y entiendo que vosotros lo estéis”

Miembros del Gobierno se defienden frente a los representantes de la banda diciendo: “por dar el aviso del Faisán hay un alto policía encausado y casi el Jefe de Seguridad del PSOE”.

Los representantes del gobierno reconocen que «las detenciones del Faisán han sido un accidente grave», pero que los responsables del Gobierno «no lo han podido parar».

El gobierno socialista ofreció a ETA vías de financiación alternativas: “si el problema es el dinero siempre se podrá arreglar por medio de una organización internacional”.

Un gobierno que miente a las víctimas del terrorismo, a los cuerpos de seguridad del Estado, a todos los diputados del Congreso y a todos los españoles sólo tiene una salida honrosa: dimitir

Rajoy pidió las actas de las reuniones con ETA en el Debate del Estado de la Nación de Julio de 2007

Después de todo esto, ¿quién puede garantizarnos que el Gobierno no esté mintiendo ahora? Después de tanto engaño, ¿quién puede asegurarnos que no mientan siempre?

El Gobierno tiene fácil desmentir, si puede, el contenido de las actas aportando sus propias actas o las que consten en la institución mediadora.

Esta es el argumentario que el Partido Popular ha emitido desde la calle Génova para dejar bien clarito que clase de gentuza nos está gobernando. Sobra que hoy me enrolle y escriba alguna parrafada.

“Amanece un día oscuro, dónde una densa capa de niebla cubre todos los rincones habidos y por haber que se pueden apreciar a lo largo del horizonte. Realizó los mismos movimientos de una mañana normal, como sí de un ritual se tratase. Me lavo, desayuno, subo al autobús para dirigirme a la universidad y cuando enciendo la radio y suena los típicos pitidos que anuncian las siete, me doy cuenta de que hoy no va a ser un día cualquiera.

Alfredo Pérez Rubalcaba, Vicepresidente Primero del Gobierno, Ministro de Interior y Portavoz del Gobierno, es detenido en su casa de Madrid, cuando todavía el sol no daba acto de presencia, sin cámaras, periodistas o testigos, rozando la clandestinidad y el secretismo absoluto. Sólo un indigente que se encontraba en la zona, al ver la extraña escena de los hechos, no duda ni un instante y avisa a los medios de comunicación. No se sabe cómo, pero dicha persona, aunque siempre en el anonimato, se ha convertido en uno de los protagonistas de la noticia más importante en años para nuestro país. Son las siete y cuarto y las causas de la detención del ministro son todavía una incógnita. Las noticias llegan a cuenta gotas e internet echa humo con historias y conjeturas.

Me encuentro en el atasco habitual de la mañana para entrar en Madrid. Esta vez no me importa tardar horas entre los destellos de las luces rojas que desprenden los frenos de los automóviles. Me da igual todo menos la batería del móvil para seguir escuchando atentamente a un periodista tan emocionado como un servidor por las noticias que le están llegando y nos narra a sus oyentes. Va pasando el tiempo y los acontecimientos cada vez van ganando en volumen e intensidad. “Se acaba de anunciar que el juez Ruz, instructor del “Caso Faisán”, va a comparecer ante la prensa a las 9 de la mañana” grita un Carlos Herrera cada vez agitado.

Llegan los anuncios tan esperados para dar una pequeña pausa de sosiego pero el cuerpo me pide más. Realizó un “zapping” en la radio y doy con la Ser de Francinos. Parece ser que el locutor catalán se encuentra algo más pausado, pero su voz apaciguadora no disimula la trascendencia tan importante de los hechos, la detención de Rubalcaba. Como si de una casualidad se tratase, también llegan los anuncios a la cadena de PRISA y vuelvo a dónde me encontraba antes, a Onda Cero. El programa ha cambiado tanto como la agenda del Ministro de Interior. Ya no hay secciones, sino la opinión de los periodistas que deberían de empezar la tertulia una hora después. Se suceden las llamadas telefónicas con personas especialidades sobre política, justicia o del propio “Caso Faisán”.

Ha pasado hora y media del “bombazo informativo” y las redes sociales están al rojo vivo. En twitter Pedro J. Ramírez ya tiene su paranoia montada. La detención de Rubalcaba se debe a la noticia que publicaba “El Mundo” ayer de las actas de la banda de ETA sobre el diálogo con el gobierno en el mal llamado proceso de paz entre julio de 2005 y mayo de 2007, dónde se refleja que el “Caso Faisán” es una decisión tomada en los despachos, y no por tres simples miembros de la fuerzas de seguridad del Estado, con todos mis respetos ante ellos. Más patético resulta ver la web del diario “Público”, atacando a la derecha y al PP sin saber todavía las causas de la detención.

Por fin llega las nueve de la mañana y el juez Ruz se encuentra en el Congreso de los Diputados para explicar las causas de la detención Rubalcaba. Es la primera vez que un juez acude a la tribuna dónde se representa a todos los españoles para esclarecer los hechos. Ruz, tranquilo pero contundente, soluciona a todo el mundo con sus palabras que Rubalcaba es el autor intelectual y quién da las órdenes del chivatazo a ETA, o mejor dicho, a Elosúa  para no estropear la negociación del Gobierno con la banda criminal, aunque ésta se tuerce a los pocos días y se detiene a los que unos días antes se les avisaba del peligro que corrían por una operación de los cuerpos de seguridad del Estado. “En definitiva, Alfredo Pérez Rubalcaba es detenido y pasado a prisión provisional por colaboración con banda armada.” Así termina la intervención del juez Ruz, dejando el hemiciclo boquiabierto y petrificado, donde el ruido de un alfiler retumbaría en los oídos de los asistentes allí concentrados.

España se encuentra paralizada y atónita ante uno de los hechos más importantes de su joven Democracia. Ante una economía en serios apuros, con un futuro algo oscuro y la tasa de paso en cotas históricas, un Zapatero derrumbado, con cara demacrada por el trascurso de su mala gestión, refleja la impotencia y la sorpresa del encarcelamiento de Rubalcaba. Imagen que choca con el brillo de los ojos del diputado popular Gil Lázaro que, sesión tras sesión de control del Gobierno insistiendo en sus  preguntas al Vicepresidente por el “Caso Faisán”, manifiesta que él tenía razón y que su paciencia y perseverancia han dado el mejor fruto posible, y es ver a Rubalcaba entre rejas por su traición a las víctimas del terrorismo, a la democracia y a todos los españoles.”

Este es el sueño que acabo de tener esta noche. Tal cual está narrado ha sucedido dentro de mí cabeza. Dicen que sí cuentas las historias que se producen en tu cabeza cuando duermes no ocurren en la realidad. Cómo no creo en la democracia de este país, y menos en la justicia, escribo estas líneas de imaginación, pero que por unos momentos me he llegado ilusamente a creer estando despierto, ¿o no?

Como todos sabemos ya, ETA pretende presentarse a las elecciones municipales mediante un partido para poder recibir dinero del Estado con el objetivo de financiarse los asesinatos que lleva a cabo. Ni más, ni menos. Y para ello utiliza el nombre de SORTU, que significa nacer en vasco.

Aunque a la inmensa mayoría de la población esta gentuza no nos engaña, parece ser que a algunos miembros del gobierno y del socialismo vasco quieren volverse a poner la venda en los ojos y aceptar un partido etarra. No entiendo muy bien porque un sector de la izquierda en este país le gusta coquetear con los asesinos de ETA, pero por tristeza no cambian de postura. Ahora toca el turno de SORTU, un partido comandado por históricos de la izquierda abertzale, que hasta hace cuatro días defendía el derramamiento de sangre y que, de repente, se arrepienten de la violencia, incluso de la etarra.

En esta semana un informe de la Policía y la Guardia Civil refleja la obviedad de que SORTU es el brazo político de ETA. Hombre claro, como que son los etarras quien encabezan las listas de dicho partido. Pero de repente, son varios los medios, periodistas y políticos los que se han parado a pensar que interés tienen los abertzales en presentar un partido aún sabiendo que podrá ser legalizado. ¿No será SORTU el señuelo etarra? ¿No se pondrá la justicia y los cuerpos de seguridad del Estado en investigar en profundidad a este partido político mientras que los etarras puedan intentarse colar con otras siglas en las urnas?  

Si algo caracteriza a Batasuna es la inteligencia. No son cuatro niñatos que los fines de semana prenden fuego a dos cabinas de teléfono y rompen cuatro papeleras, como se piensan algunos, sino que son abogados, empresarios y demás personas con una cultura y educación. Lo malo es que su capacidad intelectual lo vuelcan en lograr la autodeterminación del País Vasco mediante el camino de la pistola, la amenaza y la coacción. Por ello les interesa ingresar el máximo dinero posible, y que mejor manera que colarse en los ayuntamientos y engrosar sus bolsillos con dinero de todos los españoles.

Ahora la Fiscalía tiene que estar más atenta que nunca, pues posiblemente se centren en SORTU mientras que tengan un segundo plan y lograr sus pretensiones. Aunque algunos piensen que legalizando a estos partidos se está recortando la libertad, la justicia española tiene que ser rotunda con las personas y asociaciones que durante años han apoyado el tiro en la nuca y la bomba lapa. Una democracia no se puede permitir que los mismos causantes de centenares de entierros puedan ahora presentarse a unas elecciones y gobernar un municipio. Si Batasuna se vuele a colar en las elecciones, como lo hizo hace cuatro años con ANV, se está demostrando que en España no funciona la justicia. o el gobierno ha negociado con ETA.

Por todo esto, y por la memoria de los 857 asesinados a manos de ETA, debemos exigir a la justicia y al gobierno español y vasco que hagan todo lo posible y dentro del marco de la ley para que los batasunos, es decir, los etarras no se puedan presentar a las próximas elecciones autonómicas, ni con el nombre de SORTU, ANV o con ninguna otra sigla, por mucho arrepentimiento que demuestren, porque entonces estaremos dando un paso atrás hacía la lucha antiterrorista y hacía la libertad en España.

Ayer, aunque parezca un poco tarde, se celebró la primera sesión de control al gobierno en el Congreso de los Diputados de este año. El paro juvenil, la dimisión de Chaves por el caso Matsa y sobretodo el “Caso Faisán”, centraron el debate parlamentario y el fuego cruzado dialectico entre la bancada socialista y popular.

El “Caso Faisán” se lleva debatiendo varios años en dichas sesiones. El enfrentamiento entre el ministro de Interior y el diputado popular Gil Lázaro es ya una tradición. Son más de 30 preguntas las que le ha hecho dicho diputado desde que salto este escándalo. Ahora las cosas se vuelven a poner crudas para este gobierno en general y para Rubalcaba en particular tras aparecer en escena el juez Ruz mandando transformar las diligencias previas en sumario.

En mayo de 2006, en plena negociación del gobierno con ETA, la Audiencia Nacional preparaba una operación conjunta con Francia contra la red de extorsión de ETA desarrollada en los alrededores del bar Faisán. Joseba Elosua, propietario del negocio, recibió una llamada alertándole de lo que se les venían encima. Quién llamó fue, supuestamente, un inspector de la Brigada de Información de Álava, José María Ballesteros, imputado junto con el ex director general de Policía y dirigente del PSE en Álava Víctor García Hidalgo y el jefe superior de Policía del País Vasco, Enrique Pamies.

El juez Baltasar Garzón era quién llevaba el caso, teniendo en un cajón guardado durante casi tres años el chivatazo a ETA, pero menos mal que no todos los jueces son iguales y, su sustituto, el juez Pablo Ruz, quiere llegar hasta el final con el soplo a la red de extorsión etarra en el bar Faisán a principios de mayo de 2006.

Sabiendo todo esto, y que a los imputados se les acusa de dos delitos, primero, uno, de revelación de secretos por parte de un funcionario público y, otro de colaboración con banda armada, a uno le suscita ciertas preguntas. ¿Quién es el autor intelectual de este episodio vergonzoso? ¿Estaba Zapatero al tanto de todo esto? ¿Cómo puede fingir el ministro de Interior no saber nada si esto no se le ocurre a un policía, sino que viene de una orden de arriba? ¿Tiene algo que ver el chivatazo con el mal llamado proceso de paz que se estaba viviendo en ese momento? ¿Cómo se puede sostener un gobierno si se está investigando al ministerio de Interior por colaboración con banda armada, los mismos que deben guardar la seguridad a los ciudadanos?

Sin duda, es uno de los casos más asquerosos que se están viviendo desde que los españoles vivimos en democracia. Nadie duda de la efectividad de los cuerpos de seguridad del Estado en la lucha contra ETA, pero el chivatazo a esta banda da pie a desconfiar, no de los policías, sino de los altos cargos. Rubalcaba tiene que dejar de una vez la retórica y explicar a los españoles por qué se dio esa orden. En su enfrentamiento con Gil Lázaro siempre acaba escurriéndose de las preguntas, pero ayer pudimos verle nervioso, tenso y torpe en reflejos. Ojalá el vuelo del “Caso Faisá” aterrice de una vez por todas pero con la verdad por delante, por el bien de España, de la democracia, de los españoles y de las víctimas del terrorismo etarra.