Posts etiquetados ‘Francia’

El hecho conocido hace poco tiempo de la decisión tomada por la Federación Española de Ciclismo en el “Caso Contador” es una buena noticia, pero no la mejor. Este es el primer paso para que el pinteño pueda correr, cosa que ya está haciendo disputando hoy mismo la primera etapa de la Vuelta al Algarve. Ahora toca esperar la decisión de los golfos del COI y de la AMA, que tienen dos meses por delante para presentar una apelación a la absolución de Contador.

Según saltaba la noticia, todo el mundo cargaba la escopeta para disparar a diestro y siniestro sobre la libertad del mejor ciclista en carrera. Francia, Italia o Bélgica han sido los países con la prensa más crítica ante esta decisión. Me hace gracia que los italianos se quejen teniendo a personajes como Riccardo Riccó, que la semana pasada fue ingresado con estado crítico porque se había sometido a si mismo  a una autotransfusión de sangre. Y no creo que tengan el cuajo de meterse con la justicia española cuando los propios italianos tienen a un presidente acusado de prostitución de menores.  O Bélgica, que recuerda el caso de su corredor Keisse, absuelto por su federación por un control positivo y sancionado posteriormente por los organismos internacionales. Los belgas se olvidan que dicho ciclista tomo hidroclorotiazida, sustancia prohibida porque puede enmascarar productos dopantes. Es decir, que este caso no tiene nada que ver con Contador.

La queja de los franceses se merece un párrafo. Son muchos los que ven ridículo acusar al país galo como los causantes de la sanción a Contador. Pero sinceramente mantengo que nuestros vecinos no aguantan más que un español gane su ronda ciclista. Llevamos cinco años consecutivos ganándola entre Contador, Pereiro y Sastre, y viendo que después de Contador no hay otro español que pueda ocupar la alternancia de la hegemonía hispana en el Tour, quieren ganarnos, aunque sea de forma torticera y en los despachos, porque si a Contador le sancionan por los 5 picogramos de clembuterol, se demostrará que el ciclismo está podrido, y no precisamente por culpa de los corredores, sino por esferas más altas, es decir, como de costumbre, por los despachos.

Es verdad que los políticos, jueces y prensa españoles se han lanzado en tromba a defender a Contador. Incluso el propio Zapatero dejó una frase en Twiter muy comentada. Todo esto es cierto y suena un poco a anecdótico pero, ¿qué pasaría si se demostrase que  Lance Armstrong consumió sustancias dopantes, retirándole cuatro de sus siete Tours de Francia ganados? Pues probablemente los americanos rebosarían las calles y las redes sociales para protestar y reflejar su indignación.

Lo dije la primera vez cuando hable del “Caso Contador”. El COI y el AMA no están para limpiar y proteger al ciclista, sino que son sus verdaderos enemigos. Casos como este reflejan su inutilidad. Si al final todo sale bien y Contador es inocente, ¿quién va a reparar el daño moral y de imagen que ha sufrido el ciclista español? ¿Quién? McQuaid, que en vez de animar al ciclista critica la imagen que estamos dando como país y señalando a la presión política. Solo los ciclistas pueden arreglar esto uniéndose, realizando unas bases jurídicas y científicas firmes y sólidas para luchar con el dopaje, pero dentro de la lógica, para que no se vuelvan a dar casos como este.

Parece que el horizonte del futuro de Contador se va despejando. Lástima que otros corredores, como Valverde, no hayan tenido la misma suerte. De todas formas, debemos esperar y controlar los impulsos. No debemos de echar las campanas al vuelo, pues ahora depende de los organismos internacionales, sabiendo la calaña que ocupa sus sillones.

Anuncios

A veces toca reflexionar. Pararnos a pensar si realmente lo que tenemos es lo que nos merecemos, o si podemos -y debemos- luchar por algo mejor. Por supuesto, hablo de la crisis económica. En 2010, con una economía en caída libre y unas cifras de paro escandalosamente altas, solamente se convocó en nuestro país una huelga general. Huelga que más parecía contra la oposición y los empresarios que contra el Gobierno.  No se consiguió ninguna solución, y los sindicatos casi parecieron aliviados con ello. Habían cumplido, y como suele decirse, habían cambiado, habían movido ficha, para que todo siguiese igual.

Mientras tanto,  durante el pasado año se convocaron 9 huelgas generales en Francia, pese a que ellos se jubilan cinco años antes que nosotros y su salario mínimo es más del doble del nuestro. Se nos dice que la crisis es mundial, pero el PIB de Estados Unidos trimestralmente un 3%, y el de China un 10% interanual. La noticia más leída hoy en El País se titula “Merkel estudia ofrecer empleos cualificados a jóvenes españoles en paro“, y señala que el país germano “necesita entre 500.000 y 800.000 jóvenes cualificados para empezar a trabajar de inmediato” ¿Son estos países de otro planeta? ¿Pero qué nos pasa en España? Pan y circo, dicen muchos. Hay de comer y para comprar en las rebajas, dicen otros. Yo no lo sé, pero me gustaría saberlo.

Dejo la imagen que me ha hecho vomitar esto. Quizás a alguien más le haga reflexionar también.

 

España y Francia

España y Francia

El cazador de Olot

Publicado: 16 diciembre, 2010 de jpcasares en Noticias, Opinión, Periodismo
Etiquetas:, , , , , , , ,

Olot, un pueblo situado en Gerona, se encuentra conmocionado, ya que está viviendo uno de los peores momentos de su historia. Cuando la gente todavía no se explicaba los asesinatos perpetrados en un geriátrico por el celador Joan Vila, ayer un albañil mataba a dos constructores, padre e hijo, y al subdirector de la Caja de Ahorros del Mediterráneo, así como a una empleada de la misma.

Pere Puig, de 57 años, así se llama el protagonista del último crimen sangriento de España, llevaba varios meses sin cobrar, y en poco tiempo iba a ser despedido. La desesperación, junto con las rarezas propias de dicha persona ha acabado de la peor manera posible, en un entierro múltiple. Muchos pensarán que este suceso es uno más, que no tiene nada de extraño, ya que no es la primera vez, ni la última. Pero otros pueden ver en esta noticia algo más que una simple locura de un hombre con una escopeta metiendo al hoyo a cuatro inocentes.

En la misma localidad, el mes pasado un celador confesaba que había matado, al menos, a once ancianos en el centro donde trabajaba. Él mismo se consideraba Dios. Hoy en los periódicos podemos ver la cara ensangrentada y aterrada del ex ministro de Transporte griego, al ser reconocido por parte de una turba que intentó lincharle, aunque gracias a la intervención de dos ciudadanos anónimos no pudieron provocarle más daño. El martes en el centro de Roma se podía apreciar un denso humo negro provocado por las revueltas tras la grave crisis que está viviendo Berlusconi, pasando por los pelos una moción de censura. Hace unos días Londres vivió la ira de los estudiantes tras conocerse la medida de subir las tasas universitarias. Incluso el príncipe Carlos y su mujer  vivieron momentos de angustias al ser alcanzado su coche por unos protestantes enardecidos. El país galo está viviendo numerosas huelgas generales durante este año.

La crisis económica que estamos padeciendo en los últimos años es paralela a la crisis social. No solo es España, sino que Europa, como el Euro, se ve envuelta en un espiral de violencia como hacía décadas que no se veía. No es muy normal ver como una turba de exaltados intentan destrozar a un político de su país. O que el heredero de la corona de otra nación se vea en peligro. O que el gobierno de il Cavaliere se mantenga por el voto de tres trásfugas en medio de un gran alboroto callejero. O que un albañil en apuros económicos coja una escopeta y se lie a tiros. Algo está pasando, y parece ser que, cuanto más dure está crisis económica y más se deteriore los bolsillos de los ciudadanos, el ser humano se irá derrumbando, dejando a un lado los valores y morales que permitan actuar al hombre con algo de cordura, y apareciendo la bestia, el lado más oscuro de las personas, donde el miedo a la supervivencia y al futuro desemboca en trifulca y sangre derramada que, en la mayor parte de los casos, son de los inocentes, de los justos por los pecadores.

No quiero ser tremendista, pero tampoco podemos obviar lo que nuestros ojos ven. Para ello debemos reaccionar, pero dentro de la legalidad y la normalidad. Las cosas ahora no pintan bien, pero se pueden poner mucho peor. Por eso es nuestra obligación hacer cambiar el rumbo que Europa en general y España en particular están llevando, para poder evitar que ocurran sucesos como el “cazador de Olot”.