Posts etiquetados ‘Real Madrid’

Creo que este artículo es uno de los que más me está costando escribir. Es muy difícil contener la rabia y la impotencia ante las injusticias y la trampa. Aunque parece un sarcasmo decir todo esto cuando me estoy refiriendo a un deporte, el fútbol, con la que está cayendo en España, y no me refiero a las tormentas vespertinas, pero para un seguidor fiel del Real Madrid es muy complicado digerir lo visionado ayer por la noche.

Lo que estamos viviendo con el enfrentamiento de cuatro partidos seguidos entre el Real Madrid y el Barcelona es algo inaudito en la historia futbolera de este país. El clásico jugado el sábado anterior al Domingo de Ramos decía mucho de lo que los merengues nos temíamos, el papel que va a desempeñar el árbitro en los tres encuentros restantes. Albiol era expulsado con tarjeta roja, desde mi punto de vista justamente por hacer un penalti infantil, pero posteriormente en el mismo encuentro Alves hace otro penalti, y para mayor sorpresa, no recibe ni tarjeta amarilla, porque como tenía una, no podía ser señalado con otra cartulina, no sea que le vayan a expulsar y los pobres catalanes sufran es sus propias carnes la injusticia deportiva.

Sin embargo, el árbitro de la final dela Copadel Rey del miércoles de la semana pasado sorprendió a todos. Pocas veces he visto pitar una final de una competición futbolística de una manera tan limpia, dónde los jugadores son los verdaderos protagonistas. Pero claro, al señor Guardiola, educado donde los haya, parece que no le pareció bien. Fue el único que se quejó públicamente, porque nadie lo hizo. No había ni un motivo salvo algún pequeño detalle sin importancia, ya que los árbitros son seres humanos y se equivocan, salvo las personas procedentes de la “masía” del equipo azulgrana, que son el claro ejemplo de la perfección deportiva y humana por excelencia.

Las alegría duran poco, y la persona que supuestamente imparte justicia en el campo de juego con un reglamento “igual para todos” volvió a convertirse en el protagonista del partido, perjudicando a unos y beneficiando a otros, algo que se está convirtiendo en una fatal tradición en estos últimos años. Algunos decían ayer que se está hablando poco de fútbol, sobretodo por la rueda de prensa de Mourinho, y es verdad, pero la pregunta es, ¿se vio fútbol ayer en el encuentro disputado en el Santiago Bernabeu? Porque si por fútbol entendemos la agresión de Pinto, si que se observó claros dotes de buen boxeador. Si por fútbol entendemos las caídas de Busquet y Pedro en el campo llevándose las manos a la cara cuando nadie le había tocado dicha parte del jugado, se observó que estos dos jugadores, o son muy frágiles, o tienen un problema de localización de las distintas partes del cuerpo humano. Si por fútbol entendemos la dramatización que Alves puso cuado sufrió la entrada de Pepe, se observó que para alguna compañía de teatros puede valer, aunque como sea igual de cerdo que en el terreno de juego puede acabar la función como el rosario de la aurora. Sí por fútbol entendemos que dos equipos se enfrentan con los mismos jugadores pero con distinto trato de favor, se observó que Wolfgang Stara bordó su papel de villano para el equipo local y de salvador para el visitante.

No se puede hablar de fútbol porque no le hubo. Solo Messi, cuando Pepe fue expulsado injustamente según el reglamento del deporte que estamos hablando, brilló con dos goles y Affelay, que dio una buena asistencia a la “pulga” aprovechando un resbalón  de Marcelo y su carencia para defender. Mou, el malo malísimo de la película, incluso ayer en algún medio de comunicación le señalan como el culpable si en el día de mañana hay divisiones en la selección española, en la rueda de prensa posterior al partido dijo verdades como puños. Ya sabemos que en este país no se puede ir con la verdad por delante, porque en seguida se te pone la etiqueta. Ayer se impuso los intereses, los despachos y no sabemos que otras cosas más ante el fútbol y el deporte. Esto es lo que pienso, porque no encuentro otra explicación lógica a lo vivido hace unas horas. El Barcelona tuvo más la pelota, es una realidad, pero ganar en la posesión no te sitúa por encima del marcador. Además, antes de empezar el partido el equipo catalán ya tiene más posesión que el contrario. Se puede afirmar que los cules jugaron mejor que los merengues en la primera parte. Incluso podemos cuestionar la táctica del entrenador portugués. Pero otra vez nos vuelve a invadir la duda de que hubiera pasado si el amigo de Guardiola y fiel admirador de Messi no hubiera expulsado de manera sospechosa a Pepe. Otra vez. Al igual que la expulsión de Var Persia. O la no expulsión de Dani Alves citada anteriormente. Sí me dicen que lo de ayer es un hecho aislado, me tengo que joder y aguantar por ver como el Barcelona ha ganado y tiene pie y medio en la final dela Champions.Perocuando es un continuo, partido sí y otro también. Cuando se habla de que va a arbitrar un señor y el entrenador de los azulgranas se queja, y en su lugar ponen a otro, y ves el robo en el estadio blanco, solo te cabe preguntarte por qué. Espero que este ciclo acabe de una vez, sin un favoritismo tan descarado y bochornoso, y para no volverse a preguntar otra vez por qué.

JP lo edito añadiendo las declaraciones de Mou… no se calla nada este hombre eh

Anuncios

danimc88

Análisis de los equipos: el scouting

Real Madrid: Xabi manda y Cristiano ejecuta

En los últimos partidos estamos cansados de oír la fortaleza defensiva del equipo de Mourinho, como si del Milán de Arrigo Sacchi se tratara. Es cierto que el equipo merengue concede muy pocas ocasiones por partido, pero esa seguridad defensiva está íntimamente relacionada con la parcela ofensiva.Veamos porqué.

En la portería no hay cambios significativos. Juega el de siempre: San Iker Casillas, capitán del Madrid y de la Selección española.Campeón de Europa, del Mundo y considerado el mejor portero del mundo.

En el centro de la zaga madridista dos viejos conocidos entre sí y por el público en general: los portugueses Pepe y Ricardo Carvalho. El primero cumple su cuarta temporada en el equipo y es de sobra conocido: central rápido, expeditivo y con buena salida del balón, mientras que sus puntos débiles pueden resumirse en uno: su facilidad para meterse (y meter a los demás) en líos. Por su parte, Ricardo Carvalho es todo lo contrario. Llegó a Chamartín con 32 años a las espaldas y con la mili hecha de 6 temporadas en la Premier. Es un zaguero “oscuro”, no se le ve mucho, no es excesivamente rápido, pero su colocación vale varios puntos. Es  el mejor amigo de Pepe en el campo y la prolongación de Mourinho en el mismo. Juntos forman la mejor pareja de centrales de la liga (con el permiso de Piqué y Puyol)

Donde empieza a fraguarse de verdad el fútbol del Madrid es en los laterales, en especial, en la banda de un Marcelo que está dejando a propios y a extraños con la boca abierta. Es increíble lo que ha mejorado tanto en ataque como en defensa el brasileño en apenas un año. Ya el año pasado vimos como Pellegrini le usó de extremo (herencia de Juande Ramos) con bastante acierto. Ahora ha añadido a esa alegría natural de los brasileños, varios conceptos defensivos aprendidos de Mou. Es una gran baza a la hora de atacar creando superioridad numérica, ya que, Cristiano tiende a ire al centro y ahí se hace imprescindible la ayuda de Marcelo al portugués para hacerle el 2 contra 1 al lateral contrario. A esto hay que añadir el potente disparo desde la frontal del lateral que siempre que puede lo intenta, bien con tiros desde la frontal o bien llegando hasta la línea de fondo y poniéndola atrás como el pasado sábado en el segundo gol de su equipo en Alicante Por su parte, las subidas de Sergio Ramos son una constante un año más, aunque no está tan fino en este comienzo de temporada el sevillano como otros años. El equipo contrario tiene un filón que explotar a la espalda de Ramos.

En el centro del campo, Mourinho mantiene un doble pivote absolutamente irrenunciable formado por Sami Khedira y Xabi Alonso, con 2 hombres abiertos a las bandas (Cristiano Ronaldo y Ángel Di María) y con su mediapunta favorito, el turco-alemán Mesut Ozil. Khedira es el albañil del equipo, dentro de que en todos los equipos de Mourinho casi todos son “albañiles”, el alemán es el hombbre que más presión realiza sobre los mediocentros contrarios, siempre se ofrece para el pase, no da un pelotazo, aunque le falta mayor llegada al área contraria.

El futbolista clave del equipo es Xabi Alonso. Es el cerebro del equipo, la cabeza pensante. El Madrid no se mueve si Xabi no da la orden. Es el que viene siempre a recibir de los centrales para empezar la jugada, se suele apoyar en Khedira (y el alemán en él) para empezar a construir, aunque también los laterales le dan mucha opción de pase, además de Di María. Xabi marca el estilo, ahora jugamos rápido, ahora tranquilizo el juego. Es el amigo de todos, cuando algún compañero se ve presionado, le da el balón a Xabi para que él se encargue de darle un buen uso.

Cristiano y Di María son el regate, la potencia y el gol del equipo (junto con Higuaín). El argentino tiene enamorado a Mourinho con su trabajo defensivo, de constantes ayudas al lateral y sus diagonales a porteria. Cristiano es el gol (lleva 15 hasta ahora), el regate, la potencia, el remate de cabeza, penaltis, faltas.., es un equipo en un sólo jugador.  Pero para que la bombilla luzca tiene que haber un interruptor, algo que haga contacto y que la haga lucir: ese es Ozil. El pequeño turco-alemán es la fantasía del equipo. Su zona de influencia empieza en el centro del campo (Khedira y Xabi se ocupan de la recuperación, junto con la ayuda de Di María y los laterales) y acaba en los últimos tres cuartos del campo enemigo. Es en ese espacio donde el Madrid empieza sus triangulaciones y donde Ozil es vital, siempre es el jugador al que todos buscan para apoyarse en corto. Es la cúspide del triángulo, el Sneijder de Mou.

Por último, Gonzalo Higuaín es el gol de los merengues. Nunca se esconde, siempre se mueve. Es el primero en iniciar la asfixiante presión que demanda el entrenador portugués. Suele bajar para asociarse al centro del campo y cae a banda para dejarle el centro a los hombres que se incorporan de segunda línea, Cristiano sobre todo. Tiene el carño del Bernabéu al que se ha ganado con entrega y goles a partes iguales.