Posts etiquetados ‘Twitter’

Ayer por la noche, después de cenar, cambie mi hábito de lectura por escribir en twitter de la mejor forma que sé, en caliente, es decir, polemizando sobre un tema desde el respeto y la educación, pero sin tener pelos en la lengua. La gente que me conoce sabe esto muy bien. Me podrán acusar de muchas cosas, pero nunca me señalarán por no tener las ideas claras. Esta vez tocaba criticar al partido proetarra, Amaiur, porque no me gusta hacer leña del árbol caído, y en Ferraz encontramos un inmenso bosque talado. Mi tweet decía:

Amaiur aporta a la democracia lo que la gota fría al Mediterraneo, un panorama desolador con muertos y tragedia de por medio

Se nota que me gustan los ejemplos directos, claros, y si se mezclan con aspectos climatológicos, mejor. Esta acusación a Amaiur no podía dejar indiferente a mi compañero de carrera y amigo Diego Larrouy, contestándome:

333000 vascos son asesinos según @jpcasares89

Este comentario es mucho más simple que el de un servidor. La mecha ya estaba encendida y, todo lo que sea debate o intercambio de opiniones respetando las ideas del resto de personas está bien. La discusión, que no regaño, siguió de la siguiente manera. (Primero sigo yo, luego Diego y así sucesivamente).

@Larrouy89 se te olvidan los navarro. Son los mismos, los 300.000 votantes de HB, los cómplices de ETA, y si, los califico como asesinos

@jpcasares89 Entonces yo tengo todo el derecho a llamar fascistas a los 10 millones de votantes del PP no? Cuidado con los dobles raseros

@Larrouy89 si tu crees q soy un fascista llamamelo. El PP no protagonizó una guerra cosa q otros partidos si. Pero así no solucionamos nada

Puede parecer que el tono es agrio o calentito, pero solo son apariencias. Tanto desde mi parte, como de la de Diego, no hay ningún enfado o algo por el estilo, zanjando la cuestión mi compañero de la siguiente manera:

Ya defendi a Amaiur, me metí con @ jpcasares89 desde el cariño, critique el sistema de voto…Me despido con una canción

Este dialogo hace un par de años sería impensable. Es otro ejemplo del poder que nos da las redes sociales. Ya no solo hacen debates interesantes los cuatro periodistas o expertos por televisión o radio, sino que dos simples estudiantes de periodismo han protagonizado un cara a cara virtual sobre un tema de actualidad e interesante, corto de duración pero intenso.

Todo esto es gracias a Twitter. Puedo parecer un poco pesado, pero a veces no somos conscientes de las redes sociales. Que se lo pregunten a Jordi González. Su programa, “La Noria”, se ha quedado sin anunciantes porque pagó a la madre del Cuco, implicado en la muerte y desaparición de Marta del Castillo, por realizarle una entrevista lavando el rostro manchado de sangre de su hijo. Este actual episodio gris de la historia de la televisión se ha saldado con la retirada de todos los anunciantes de dicho programa porque la población ha presionado desde las redes sociales. La audiencia sigue siendo, más o menos, la misma, pero el poder de Twitter o Facebook es más grande de lo que parece. Pero estos hechos no acaban aquí. Telecinco ha fulminado los programas “Enemigos íntimos” y “Resistiré, ¿Vale?” con el objetivo de lavar su imagen y que las críticas vertidas desde la red de internet desaparezcan o se suavicen.

Algunos miran para otro lado ante este tema pero deberán reconocer, tarde o temprano, que las redes sociales son un elemento sustancial de los medios de comunicación y de la ciudadanía. La instantaneidad que te aporta Twitter, junto con otros elementos, como la heterogeneidad de personas, la cercanía y la posibilidad de expresarte en libertad  son unos valores muy importantes para el ser humano, y ésta red social te los aporta. No pretendo exagerar, pero podemos considerarnos unos privilegiados. Ojala más momentos como el de ayer se vuelvan a repetir. Es lo que tiene Twitter y la libertad.

El pasado sábado, un conocido programa realizaba una entrevista a la madre del Cuco, el único joven implicado en el asesinato de Marta del Castillo, uno de los crímenes más conocidos e indignantes de los últimos años. Dicha entrevista, pagada, tenía un único fin, captar la máxima audiencia posible mediante el morbo, aunque el contenido fuera para lavar la cara de este sujeto indeseable.

Hasta aquí, todo es “normal”, o entra en la tónica dominante de este penoso canal conocido como Telecirco. Todos sabemos de qué trata La Noria, de quienes son sus personajes habituales, sus tertulias políticas manipuladas de principio a fin, su presentador, sus invitados… Pero de repente entran en el juego las redes sociales. La indignación de la gente al ver este programa crece, avivado en internet, provocando que algunas marcas retiren su publicidad de La Noria. Primero fue Campofrío, pero después han ido desfilando Nestlé, Puleva, Bayer y Panrico. Todo un mazazo para el programa dirigido por Jordi González, ya que una de las mayores fuentes de ingresos es la publicidad.

 

Como estudiante de periodismo, no dudaría ni un solo momento en hacer una entrevista si un asesino, ladrón, violador o cualquier persona que tenga una historia interesante que contar se me ofreciera. Pero lo que nunca haría es pagar para entrevistar a un personaje que ha cometido un delito, sea del tipo que sea. Este es el grave error que comete Telecinco, pagando a la madre del Cuco para que limpie el rostro manchado de sangre de su hijo con el objetivo de conseguir un par de décimas de share más. Este error va a pasar factura a Jordi González porque estamos en la era de las redes sociales. Seguramente, hace diez años, esta polémica se hubiera quedado en un simple chismorreo risorio e insignificante. Pero en plena era de internet, donde el ciudadano anónimo tiene voz y voto, expresando libremente su digna opinión, el periodista y los medios de comunicación tienen que cuidar más sus contenidos.

Me parece bien que la audiencia, mediante las marcas publicitarías, peguen un buen tirón de orejas a Telecinco en general y a La Noria en particular. El periodismo debe de estar por encima de la publicidad, pero cuando el contenido periodístico no está a la altura, abusando del morbo fácil y barato, alguien tiene que poner cordura y las cosas en su sitio. Si Jordi González nunca ha meditado poniéndose en la piel de otras personas, que lo haga ahora con los padres de Marta del Castillo. Entonces entenderá la apuesta valiente de Campofrío y el sentir mayoritario de los españoles.

A continuación os dejo los enlaces de la entrevista de la madre del Cuco realizada en La Noria el sábado 29 de octubre.

http://www.youtube.com/watch?v=XADaaHFZMCc&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=uDqN4_A6HXo&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=L29DPCJVQJg&feature=related

Ni los más cerrados al ambiente socialista esperaban un comité del partido tan calentito. Cuándo muchos todavía se encontraban envueltos entre las sábanas por las durezas de la noche del viernes, Zapatero anunciaba que no se iba a presentar como candidato para las próximas elecciones generales el año que viene. Ya está bien, señor presidente.

“Qué Zapatero se va”. Es la frase más pronunciada y comentada del día. En grandes superficies comerciales, en los bares, en la calle, en cualquier lugar la gente se para a charlar un rato sobre la bomba informativa que el señor José Luís Rodríguez Zapatero soltaba rodeado de los suyos, pidiendo primarias y “voluntad integradora”. Me hubiera gusta ver la cara de Rubalcaba cuando el presidente ha expresado su intención a los varones. Pienso que el gran derrotado no es ZP, sino el Ministro de Interior.

Sigue pasando el día y la frase, “qué Zapatero se va” no  varía un ápice. La resignación de los españoles va cogiendo volumen. Ya no se paran a decir la pena que da su rostro demacrado y su pérdida de peso desde que llegó a la Moncloa. El día va cogiendo temperatura. Con cinco millones de parados. Con una crisis económica, moral y social muy profunda. Con una sociedad dividida entre buenos y malos por la mal llamada ley de memoria histórica, o mejor dicho, ley de la falsificación histórica. Con una pobre imagen internacional de España entre las grandes potencias. Con un fracaso escolar máximo, reflejando un futuro muy oscuro para los españoles. Con un Ministerio de Interior acusado de presunta colaboración con banda armada. Con una subida constante de la luz, la botella del butano y el gas que dificultan la vida de las familias. Y sobre todo, con una táctica de gobernar basada en la tomadura de pelo de toda la ciudadanía, con la mentira como protagonista en temas tan transcendentales como la economía o la lucha antiterrorista. Con todo esto, lo que se pregunta la gente, no es el por qué no se presenta en 2012, sino como es que tiene el cuajo de seguir gobernando cuando no posee ni una pizca de credibilidad, dentro y fuera de España.

El reloj va siguiendo el transcurrir diario de las horas y en internet, radio y televisión sólo se ve en los informativos y programas de comunicación el “qué Zapatero se va”. Ana Pastor, por ejemplo, decía que una de las causas de no presentarse como candidato es por la familia, alegando que han sufrido mucho por la famosa foto de las hijas del presidente con los “Obama”. Me da mucha rabia observar como pagamos una televisión pública con el fin de manipular y lavar la cara al gobierno. Sí Zapatero no va a seguir como presidente por una foto es para irse del país, porque no cabe en ninguna cabeza que un político no siga gobernando una nación por una foto dónde salen su familia y es motivo de burla. Por no hablar de internet, donde las redes sociales están que echan humo. En Twitter, encontramos entre los votantes de izquierdas que son unos auténticos cobardes que no dicen absolutamente nada, hasta los más cerriles y siervos del partido “obrero” que defienden a su líder y dios de la única manera que saben hacer, metiéndose con el PP porque no pueden ensalzar ninguna proeza del gobierno.

“Qué Zapatero se va”, en definitiva, es la frase del día, e incluso del mes, aunque no es que se vaya, sino que no se presenta como candidato. Para los medios de comunicación y las personas que les guste el morbo de la política, llegan momentos muy dulces dónde veremos una lucha encarnizada sí al final se producen las esperadas primarias del PSOE. Y los que no son muy fanes de la política, pero sí les gusta el PP, tienen la mejor opción posible para pedir a su líder, Mariano Rajoy, que se mueva de una vez y se posicione con gallardía. No estoy hablando de que fuerce una moción de censura, pero sí que exponga en el Congreso de los Diputados su alternativa ante el desastre zapateril que nos encontramos. Sí el PP sigue dejando pasar el tiempo y ver como Zapatero se va de verdad porque apura su candidatura, estará traicionando a su electorado, en particular, y al resto de la ciudadanía en general. Que Zapatero no se presente es una de las mejores noticias, pero incompleta hasta que el líder de la derecha no tome partida en el juego político que da su comienzo en estos instantes cuando el presidente de España se dirigía al comité electoral de su partido: “Y esta es la decisión que hoy os traslado y hago pública: No voy a ser candidato en las próximas elecciones generales gracias por vuestro respeto y por vuestro afecto”.

Las redes sociales se están convirtiendo en un instrumento esencial para el desarrollo de la historia más actual. Los cambios políticos y sociales en los países islámicos o el gran terremoto de Japón del pasado viernes no serían los mismo sin las redes sociales.

Digo todo esto porque me encuentro en una sala de ordenadores en la facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, y para mayor sorpresa, no me deja entrar en Tuenti, Twitter o Facebook. Que los ordenadores sean de la prehistoria, funcionen mal, tarden media hora en arrancar o se ponga la pantalla constantemente en negro es una vergüenza, pero si después de aguantar todas estas “aventuras” encima no te permitan entrar a las redes sociales es de juzgado de guardia.

¿Cómo puede ser que los estudiantes de periodismo no se les permita en su facultad de estudio entrar a Facebook o Twitter, cuando son los propios periodistas o profesores de citada profesión los que están proclamando a los cuatro vientos la importancia de las redes sociales? Es un auténtico atropello para el estudiante. Puedo llegar a entender que algunas personas hagan un uso indebido de Tuenti, como es pasar el rato viendo fotos de la fiesta que montaron el fin de semana pasado, pero que te veten al puro estilo dictatorial la entrada a páginas web trascendentales y vitales para la licenciatura que estoy cursando es algo increíble de leer. 

No es nada personal contra la Universidad Complutense de Madrid o su rector Berzosa. Hoy pensaba escribir otra entrada sobre un libro que me acabo de leer, pero al estar esperando 27 minutos de reloj a que el ordenador se pusiese en funcionamiento, y cuando parece que por fin el arranque ha finalizado, la pantalla, cada intervalos de dos minutos, aproximadamente, se queda en blanco unos segundos, mi mayor indignación es cuando te prohíben entrar a las redes sociales. Es verdad que en los ordenadores de la biblioteca si que puedes acceder, pero no tiene ningún sentido que en la facultad donde se cursa Periodismo no te dejen utilizar una herramienta esencial para tu futura profesión.