Posts etiquetados ‘Universidad Complutense de Madrid’

Las redes sociales se están convirtiendo en un instrumento esencial para el desarrollo de la historia más actual. Los cambios políticos y sociales en los países islámicos o el gran terremoto de Japón del pasado viernes no serían los mismo sin las redes sociales.

Digo todo esto porque me encuentro en una sala de ordenadores en la facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, y para mayor sorpresa, no me deja entrar en Tuenti, Twitter o Facebook. Que los ordenadores sean de la prehistoria, funcionen mal, tarden media hora en arrancar o se ponga la pantalla constantemente en negro es una vergüenza, pero si después de aguantar todas estas “aventuras” encima no te permitan entrar a las redes sociales es de juzgado de guardia.

¿Cómo puede ser que los estudiantes de periodismo no se les permita en su facultad de estudio entrar a Facebook o Twitter, cuando son los propios periodistas o profesores de citada profesión los que están proclamando a los cuatro vientos la importancia de las redes sociales? Es un auténtico atropello para el estudiante. Puedo llegar a entender que algunas personas hagan un uso indebido de Tuenti, como es pasar el rato viendo fotos de la fiesta que montaron el fin de semana pasado, pero que te veten al puro estilo dictatorial la entrada a páginas web trascendentales y vitales para la licenciatura que estoy cursando es algo increíble de leer. 

No es nada personal contra la Universidad Complutense de Madrid o su rector Berzosa. Hoy pensaba escribir otra entrada sobre un libro que me acabo de leer, pero al estar esperando 27 minutos de reloj a que el ordenador se pusiese en funcionamiento, y cuando parece que por fin el arranque ha finalizado, la pantalla, cada intervalos de dos minutos, aproximadamente, se queda en blanco unos segundos, mi mayor indignación es cuando te prohíben entrar a las redes sociales. Es verdad que en los ordenadores de la biblioteca si que puedes acceder, pero no tiene ningún sentido que en la facultad donde se cursa Periodismo no te dejen utilizar una herramienta esencial para tu futura profesión.

Anuncios

Hace unos días un grupo de borregos, los cito como borregos para no escribir algo peor, que cada uno les nombre como le venga en gana, asalto la capilla del campus de Somosaguas de la Universidad Complutense de Madrid.

Un pequeño rebaño de unos setenta borregos entró a dicha capilla de la Facultad de Psicología, interrumpieron el rezo de algunos alumnos que se encontraban en la sala y comenzaron a leer una larga lista de insultos hacia los sacerdotes y la Iglesia Católica. El capellán que se encontraba en el lugar intento frenar el acoso que estaban sufriendo, pero lo único que consiguió fue que la turba se alterase más, llegando incluso a zarandear al pobre hombre. No contentos con el numerito que estaban protagonizando, unas cuantas chicas se desnudaron en el altar haciendo alarde de su tendencia homosexual, levantado los vítores de los borreguitos que les acompañaban. Días antes las paredes de la facultad presentaban pintadas contra la Iglesia Católica.

A mí me surgen varias preguntas ante este caso ¿Esta panda de borregos incivilizados hubieran entrado en una mezquita justo a la hora de la oración del mediodía, insultando a la religión musulmana, ofendiendo al imán de turno o desnudándose ante la mirada atónita de los creyentes? ¿Son acaso esta gentuza representantes de la juventud que estudia en la universidad? ¿Esta es la forma que los cachorros de la izquierda más radical y violenta defienden la libertad? ¿Hasta qué punto tenemos que aguantar creyentes, y no creyentes, los peligrosos ataques como el descrito, como la pasividad de la autoridad, así como de Berzosa, rector de la Universidad Complutense de Madrid?

Es bochornoso ver como en la Universidad, el sitio del saber, donde se está formando el futuro de este país, se convierte en todo lo contrario, donde los propios estudiantes atacan, cercan, señalan y marginan a personas por el simple hecho de no pensar como ellos. Yo mismo, por llevar puesto una simple pulsera con los colores de la bandera nacional, me han rechazado, incluso amenazado en una manifestación anti-Bolonia. Es verdad que mi caso particular nada tiene que ver con el de la gente que se encontraba en la capilla rezando cuando sus propios compañeros se liaron a insultos e impidiendo la libertad de culto. No es la primera vez, ya ha ocurrido en Barcelona, donde los universitarios cristianos que querían rezar en la capilla tenían que ser escoltados, como si estuviésemos en la Alemania Nazi o en la Rusia e Stalin.

No tengo más que decir ante este aspecto lamentable. Los hechos se describen por si solos. Me avergüenza que los universitarios lleven a cabo estas violentas actuaciones. Por desgracia, no corren buenos tiempos para la universidad, y menos para la libertad. Ojala fuese una anécdota, una noticia aislada, pero me temo que estos grupos de borregos movidos por el odio y por unas supuestas ideas, supuestas porque me niego a pensar que la izquierda en este país solo se mueva para insultar a católicos con la que está cayendo, sigan a más en estos tiempos de crisis económica y social que estamos padeciendo.