Posts etiquetados ‘Valle-Inclán’

Zapatero, este personaje que cogió un constipado a principios de octubre y ya no se le ha vuelto a ver, sigue siendo nuestro presidente de gobierno en funciones. Parece mentira, pero es verdad. Le queda poco como tal pero pretende irse de la Moncloa como llegó, lleno de odio y rencor, dividiendo a España en los dos bandos, casi olvidados. Quiere poner la guinda, o mejor dicho, la guindilla llena de picante y mala leche para que, a más de uno, se le indigeste la porción que le vaya a tocar.

Ayer, una supuesta comisión de expertos, salió a la palestra y aconsejó exhumar  y trasladar los restos de Francisco Franco a otro lugar donde la familia elija. Otra vez con Franco en la boca. ¿A qué viene decir ahora de retirar el polvo de un dictador que falleció hace treinta y seis años? Prefiero callarme lo que pienso sobre los sujetos que han tenido la brillante idea de rescatar el dichoso tema para llamar la atención.

No sé que pueden llegar a pensar las personas mayores que, cuando estaban en plena juventud, una terrible guerra les hizo cambiar de golpe, pasando de la chavalería al mundo de los adultos entre el estallido de las bombas y el silbido de las balas. Pero, que mi generación, que rondamos la veintena de edad, año arriba, año abajo, nos enfrasquemos acaloradamente en discutir sobre Franco, la dictadura franquista, la Guerra Civil o la II República, es esperpéntico. Si Valle Inclán volviera del más allá, aparte de irse pitando, retiraría el Callejón del Gato de la obra, “Luces de bohemia”, para ponernos como ejemplo, a nosotros, del esperpento.

Me niego a malgastar un minuto más sobre este tema. Pero antes, quiero advertir a los majaderos que juegan con fuego. Tenemos cinco millones de parados. Más del cuarenta por ciento de los jóvenes no trabajan. El número de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza aumenta sin cesar. En España no existe una educación sólida para el futuro de los más pequeños. La justicia funciona de pena. El sistema sanitario y de pensiones están demostrando sus debilidades ante la mala situación económica. También estamos padeciendo una crisis social y de valores severa. Si a todo esto, le sumamos el odio ideológico, que durante un tiempo provocó uno de los peoress momentos de la historia contemporánea de España, todos los problemas citados pueden parecer una broma. No olvidemos que la ideología llevada al extremo provocó el enfrentamiento entre hermanos. La sociedad se volvió oscura, donde la muerte, al igual que en las obras de Delibes, fue la protagonista. Dejémonos de fascistas y rojos, porque la sombra de Franco es alargada.

Anuncios